Aleteia

600 médicos que ayudan a personas necesitadas en Nueva York, con el Papa Francisco

Comparte

La organización Somos celebra su congreso en Roma. En una audiencia privada con el Papa Francisco, este les habló de «beneficiar la vida en el espíritu y el cuerpo» de las personas que atienden.

600 doctores, católicos y no católicos, todos ellos pertenecientes a Somos, la organización que aglutina a médicos que atienden a personas necesitadas en la ciudad de Nueva York, tuvieron ayer un encuentro especial con el Papa Francisco en el aula Pablo VI del Vaticano.

El doctor Ramon Tallaj, Médico del Año en 2016 y fundador de esta organización (que hoy aglutina ya a 3.000 doctores y sigue creciendo) agradeció al Papa la oportunidad de estar con él, puesto que Francisco valora «la vocación de servicio al hombre y al bien común». Ellos la ejercen a diario con pacientes con escasos recursos económicos, en su mayoría inmigrantes que viven en el Bronx, Queens, Manhattan y Brooklyn.

Una misión al servicio de la fragilidad humana

El Papa elogió esta tarea y les recordó que tienen una «misión al servicio de la fragilidad humana». Les impulsó a «beneficiar la vida en el espíritu y en el cuerpo» aunque no siempre la terapia dé como resultado la curación.

Cultura del encuentro, en la que nadie sea descartado ni adjetivado

La atención médica es hoy, por desgracia, «un derecho garantizado a pocos y velado a muchos», dijo el Papa Francisco. ¿Qué puede hacer cada uno entonces para mejorar la sociedad?. Fomentar la «cultura del encuentro», con la que «nadie es descartado ni adjetivado».

No a la «globalización de la indiferencia»

Así pueden combatirse los males que señala el Papa: el individualismo y el utilitarismo, que han llevado a lo que él denominó «globalización de la indiferencia» y que han hecho que en la práctica de la Medicina reine el tecnicismo, «desnaturalizando el sentido último del cuidado».

Francisco animó a «acudir a la Virgen, ella que es Consuelo de los Afligidos«.

El Papa quiso saludar personalmente a los asistentes y al acabar su discurso, en contra de lo esperado, recorrió la sala de forma que muchos médicos pudieron hablar con él. Se encontraban en la sala el actual presidente de Somos, el Dr. Henry Chen, y el gerente general (CEO) Mario Paredes.

También acompañaban al Papa dos eclesiásticos vinculados a la comunidad latina inmigrante: monseñor Lorenzo Vargas, vicario de Pastoral de la archidiócesis de Santo Domingo, y monseñor Jesús Castro, rector de la Universidad Católica Santo Domingo, en República Dominicana.

Un modo nuevo de enfocar el trabajo

«Me emocionó poder dirigirme al Papa en español y lo que dijo me sirvió para enfocar de nuevo mi trabajo como pediatra, con un afán todavía mas grande de servicio», dijo la Dra. Ana Olivero, que atiende a niños en el Bronx y es de origen dominicano.

ANDREAS SOLARO | AFP

Benicio del Toro: Vengo a dar gracias al Papa

Entre los médicos de Somos, en primera fila, se encontraban dos famosos: el actor Benicio del Toro y el pianista Raúl di Blasio. Benicio del Toro declaró que es «católico, bautizado» y que «no venía a darle un mensaje al Papa sino a decirle gracias: por estar atento a las personas más necesitadas y por hacer progresar al mundo».

El actor, de origen portorriqueño y nacionalizado español, pidió «colarse» en la audiencia puesto que tiene un hermano, Gustavo, que es oncólogo pediátrico y que pertenece a Somos.

Al preguntarle a Benicio del Toro si asistía al congreso de médicos, broméo: «Soy novato».

En cuanto a su fe, Del Toro fue educado en una familia católica y estudió en la Academia del Perpetuo Socorro, una escuela católica de Miramar (Puerto Rico).

Ofrecimiento de Raúl di Blasio

Di Blasio, por su parte, decidió ofrecerse «para dar un concierto a los jóvenes donde y cuando el Papa quiera». Al concluir el acto, el artista se mostró contento de haber conocido al Papa «tan de cerca».

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.