Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

Conocí a alguien que vio y habló con Cristo y pasó esto

woman looking up

By Six Dun/Shutterstock

Lorena Moscoso - publicado el 10/09/19

Cuántas veces he elegido la mentira, la venganza, el resentimiento, cuando el mensaje de Cristo era otro: ¡sígueme, ama, perdona, sirve, no juzgues, recuérdame, cree! 

¿Cómo es posible que el hombre pierda tantísimo tiempo en percatarse de la fe?

Es tan encarnizada la búsqueda de la felicidad, a toda costa, a costa de cualquiera, pero obviamos el mensaje que nos indica el camino a la felicidad absoluta.

Elegimos voluntariamente, permanecer en la agonía en lugar de correr al encuentro de la verdadera felicidad.

¿Es verdadero aquello de que estamos ciegos y sordos, y de que ésta sea la razón de que no logremos decidirnos por el mensaje de Jesús?

Jesús es el amor hecho carne, la palabra de Dios, el mensaje de Dios; quien a su vez es el gran perseguidor del corazón de los hombres, buscador incansable, por eso es fiel, porque no se cansa.

¿Por qué permanecemos en esta ceguera espiritual persiguiendo caminos que se cierran una y otra vez?

¿Por qué persistimos en los caminos que nos llevan al abismo?

¿Acaso no somos capaces de entender que, en síntesis, todo el mensaje de la Biblia, es uno solo? El amor de Dios hacia los hombres, cuyo abrazo es uno solo: Cristo.

Y me hago todas estas preguntas porque una y otra vez me he visto yo misma en esa posición de reclamar felicidad, pero de no haber prestado suficiente atención a lo obvio: tomarme de la mano de Cristo y seguir su mensaje.

Cuántas veces he elegido la mentira, la venganza, el resentimiento, cuando el mensaje de Cristo era otro: ¡sígueme, ama, perdona, sirve, no juzgues, recuérdame, cree! 

Recientemente pude tener un regalo muy grande en mi vida. Pude conocer a alguien que tiene el testimonio de haber visto y hablado con Cristo.

Porque estas cosas maravillosas no les pasan solo a los santos de otros tiempos, estas manifestaciones también son permitidas por Dios para que podamos como pueblo de Dios, nutrirnos de nuestra fe, despertar a la fe.

Una imagen es la que me viene al pensamiento cada vez que recuerdo la conversación. La hondura del amor de Dios en su mirada pareciera ser la hondura del universo.

Y en los días siguientes a la conversación que tuve con esta persona, el sentimiento del amor de Dios pareciera haber atravesado algo y haber echado raíces profundas en mi corazón. Como si ahora yo fuera poseedora de esa presencia de Cristo. Porque sin duda, hoy lo tengo más vivo que en los días anteriores.

Me he preguntado desde entonces: ¿cómo es posible que aquel que se encuentra con la mirada de Cristo haya sido transformado en otra fuente de la que mana incesantemente ese amor que abarca tanto?

Pienso en el Cireneo, que acompañaba a Cristo cargando su cruz. Aquel hombre también habría sido transformado al haberse encontrado con la mirada de Dios. Y todos los que lo vieron vivo.

Por eso el testimonio tan abrumador de tantísimos que estuvieron incluso “contentos” por haber sido considerados dignos de sufrir en nombre de Cristo.

Ganarse ese amor valía todos los sufrimientos del mundo… y, sin embargo, ese amor nos es dado antes siquiera de levantar la mirada al cielo.

Cuánto amor derramado sobre un mundo indiferente. Ni siquiera esa indiferencia tan atroz del hombre hacia Dios es tan grande para opacar el amor tan descomunal de Dios por nosotros.

El hombre tiene que apartarse de su historia terrenal y saber que paralelamente hay otra historia que se escribe sobre sí mismo, sobre su dignidad, sobre su destino, sobre su origen.

Su hogar no es la tierra, en la que estamos de paso; su hogar es el cielo y su destino es el mismísimo corazón de Dios, cuyo amor no deja de verterse y de dar vida.

En estos días leía en la Biblia:

“A ustedes (sus discípulos) se les ha concedido el conocer los secretos del reino, pero a ellos no. Porque quien escuche mis enseñanzas recibirá (conocimiento) en abundancia, pero al que no las escuche, se le quitará aun lo que tiene” (Mt. 13, 11-12)

Ojalá podamos convertirnos en discípulos suyos, recibir el mensaje como hombres nuevos que escriben sobre papel nuevo, para poder recibir ese conocimiento.

Convertirnos es el mensaje de Cristo y el mensaje que todos los apóstoles llevaron hasta los confines del mundo. Convertirse supone una tarea de todos los días, para que convirtiéndonos podamos ver con mayor claridad lo que ahora no vemos por nuestra ceguera espiritual.

Ciega y sorda, hasta que Tú me sanes…

www.luzeltrigal.com

Tags:
aparicionesconversion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.