Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconEspiritualidad
line break icon

Con Jesús siempre sobra

YOUNG,PEOPLE,ADORATION

Rachel Moore | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/06/19

El amor de Dios es desproporcionado

Jesús cree en mí como creyó ese día en los discípulos:

«Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta. Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos».

Siempre me impresiona lo innecesario que era hacer este milagro. Bastaba con mandarles a casa.

Pero Jesús no quiere eso. Quiere que coman de un pan que es milagro. Quiere que experimenten esa desproporción del amor de Dios.

Sobra el pan, sobran los peces. No importa. El amor de Dios siempre es sobreabundante. Llega más allá de mi mirada estrecha y limitada. Supera las fronteras de mi alma.

Al partirse, el amor se hace infinito

El amor de Dios se hace carne y sangre. Se hace presencia en cada Eucaristía para que coma y sobre. Para que nunca falten paz y esperanza en el alma.

Lo imposible vuelve a ser posible. Lo que parecía inalcanzable se pone al alcance de mi mano. La montaña baja hasta mí o soy llevado yo a la altura de la montaña, ya no lo sé.

El amor que quiero dar y que me parece tan pobre parece infinito al partirse entre los hombres.

Y mis palabras que parecían detenerse en el papel superan fronteras invisibles penetrando tantas almas que desconozco.

Mi pequeña aportación es necesaria

El poder de mis brazos abraza más allá de mi contorno. Mis peces, mis panes, son necesarios. Tan necesarios como el agua de las tinajas de aquella boda en Caná de Galilea.

Necesita que yo ponga lo mío. Mi forma de ser, mi original forma de amar. Quiere que le entregue mis límites junto a mi pecado. Mi pobreza con mis sueños. Que lo ponga todo entre sus dedos.

Me pide que crea en lo imposible palpando la limitación. Pienso en todo lo que no puedo hacer. Palpo lo que logro tocar. Y me conmueve mi pequeñez.

Pero creo que es posible superar los límites que el mundo impone. Y mirar más allá del cielo negro, buscando estrellas. Leía el otro día:

«Hay gente que con solo abrir la boca llega hasta todos los límites del alma, alimenta una flor, inventa sueños, hace cantar el vino en las tinajas y se queda después, como si nada. Y uno se va de novio con la vida desterrando una muerte solitaria, pues sabe, que, a la vuelta de la esquina, hay gente que es así, tan necesaria».

Lima Quintana, Gente necesaria de Hamlet

Hace falta gente necesaria. Personas enamoradas de su misión. Que estén siempre dispuestas a entregar su pan y su vino, sus peces y su pan, su palabra y su carne. A entregar su agua soñando el vino. Personas llenas de Dios que se dejan hacer en sus manos.

Y entregar(se), esencial

¡Cuánto duele que se rompa la vasija de mi vida hecha de barro endurecido! Duele ver cómo se rompen mis sueños. No importa. Otros surgen en mi voz, en mis pasos.

Toco en mi pobreza el poder de su amor abriéndome por dentro. Para que no me canse nunca de dar, de amar, de cantar a la vida. De mirar árboles que se elevan sobre los límites que marca la naturaleza.

No me canso de dar, de ponerme a servir la vida. No me canso de presentar la vasija de mi alma, vacía o medio llena, rota, poco importa.

Lo imposible es suyo. Mío es sólo lo que yo puedo. Lo que quiero. No lo dudo. A eso sí estoy dispuesto. Acaricio los límites y sueño con mis deseos. Esa tensión la quiero:

«Los deseos no pueden hacerse realidad sin conocer y ajustar cuentas con los límites, del mismo modo que un límite no podría ser advertido como tal más que desde la perspectiva, propia del deseo, de superarlo».

Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

El Espíritu lo hace posible a través de la humildad

Esa tensión la vivo cada día. Entre lo que quiero y deseo. Entre lo que puedo y soy capaz.

El Espíritu me ensancha por dentro más allá de mis fronteras. Me rompe para que tenga más espacio. Como ese pan y ese vino que dan de comer a miles cada día.

Derramando amor no a los puros, no a los que no pecan, que tengo a bien sabido que no existen, porque el sentirme puro me llena de soberbia y me hace perder la llave del cielo.

Esa llave se llama humildad. Cuando me creo mejor que otros la soberbia me aleja de Dios, no lo necesito.

Ese pan y ese vino son alimento eterno para todos. Especialmente para el que se arrodilla arrepentido. Consciente de sus límites. Sabedor de sus sueños. Torpe para llevar a cabo lo que desea. Frágil por dejarse llevar por la corriente que lo arrastra.

Es entonces su cuerpo sostén para el que camina. Ayuda para ese peregrino que se sabe tan débil en medio de mil tropiezos.

Es la paz en su alma y el amor que lo hace todo nuevo en su corazón pequeño. Lo hace capaz de lo imposible.

Tags:
amordioseucaristiamilagro

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
5
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.