Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Padre Pío dice que Dios está “obligado” a responder a este tipo de oración

PADRE PIO,I ABSOLVE YOU
Jeffrey Bruno | Aleteia
Comparte

Con estas oraciones, nos concederá sus gracias y nos ayudará en todo

Cuando estamos físicamente cerca de alguien a quien amamos, lo natural es hablar con esa persona. No siempre, claro, ya que las personas que se aman pueden estar juntas cómodamente en silencio. Sin embargo, sería extraño pasar un día entero o incluso varias horas sin decir nada a un ser querido que tenemos al lado.

Los santos aplican este mismo principio a Dios. Él está próximo a nosotros, hablando a nuestros corazones, y nosotros deberíamos responder.

Nuestras palabras pueden ser tan sencillas como cualquier saludo o intercambio que haríamos con unos padres, unos hijos, una pareja o unos hermanos en la misma habitación que nosotros.

“Jesús, confío en ti”, es un ejemplo. O simplemente “Abba”. También puede ser una hermosa oración “Jesús, sé Jesús en mi vida”, o “Jesús, María y José, os amo. Salvad almas”.

Estas breves oraciones brotarán de forma natural de nuestros corazones si vivimos en la consciencia de que estamos de forma constante e indefectible en la presencia de Dios.

Aunque no nos sea posible tener esa consciencia en primera línea de nuestra mente constantemente, con práctica sí podremos ser más conscientes de la cercanía de Dios en muchísimos momentos a lo largo del día.

“Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo. Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las estrellas, y no consideramos que también está siempre a nuestro lado”, dijo san Josemaría Escrivá.

Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo.

En la larga tradición de la Iglesia, se le han dado varios nombres a estas breves oraciones, a estos pequeños saludos que dedicamos a Nuestro Señor a lo largo del día. Se les llama aspiraciones u oraciones jaculatorias (del latín “relativo al lanzamiento”) o también oraciones “flecha”.

Esta última designación la empleaba el Padre Pío al describir estas oraciones breves, espontáneas y fervorosas. Decía que eran como “flechas que hieren el corazón de Dios”.

Además, el querido santo italiano afirmó que las oraciones “flecha” tienen un poder especial a la hora de traer sobre nosotros la gracia de Dios.

…esta palabra no es exagerada en este caso…

En un escrito de diciembre de 1914, el Padre Pío afirmó que no era una exageración afirmar que Dios está obligado a responder a estas oraciones. Según escribió:

Les insto a que renueven continuamente la intención correcta que tenían al principio y a que ocasionalmente reciten oraciones jaculatorias. Esas oraciones son como flechas que hieren el corazón de Dios y le obligan —y esta palabra no es exagerada en este caso—, le obligan, les digo, a concederles sus gracias y su ayuda en todo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.