Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¿Estás triste y desolado? Llama a Dios: “Abbá”, ¡papá!

POPE FRANCIS AUDIENCE
Comparte

Audiencia General del miércoles, el Pontífice predicó sobre tres palabras que Jesús dirige al Padre en el momento de mayor angustia y miedo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco invitó a confiar a Dios los momentos más difíciles de la vida y a no preferir la soledad. Invitó a llamar a Dios ‘papá’, cuando estemos ante el dolor y la desolación, así como hizo Jesús, quien experimentó en el huerto de Getsemaní la angustia y la soledad ante su Pasión, pero confió su dolor a “Abbá”, papá (cf. Mc 14,36).

La Iglesia católica se prepara para la celebración de la celebración de la Pascua. En este contexto, el Papa aseguró que la Pascua “no sea sólo un momento más en nuestra vida”, sino una razón más para confiar a Dios “las pruebas que nos afligen y encontrando en Él el abrazo misericordioso que nos anima a perdonar a los demás”.

En la Plaza de San Pedro, el Pontífice ante 12.000 fieles y peregrinos reflexionó hoy, 17 de abril de 2019, sobre tres palabras que Jesús dirige al Padre en el momento de mayor angustia y miedo. La primera: “Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo”(Jn 17,1).

Gloria 

Francisco predicó sobre la gloria expresada por Jesús, hijo de Dios, presente entre los hombres,  quien abrazó sufrimientos, dolores, esperanzas y alegrías de la humanidad para su salvación. “En la cruz, Jesús manifiesta su gloria”, sostuvo. 

Pues, sostuvo, “la verdadera gloria es la del amor. En la Pascua comprobamos cómo el Padre glorifica al Hijo, mientras el Hijo glorifica al Padre. Ninguno se glorifica a sí mismo, sino al otro. Así, el actuar de Dios nos tiene que interpelar, para que no busquemos nuestra propia gloria sino la de Dios y la de los demás”. 

Papá

La segunda palabra que consideró fue: «Abbá», papá (cf. Mc 14,36). Francisco explicó que “Jesús, cuando experimentó en el huerto de Getsemaní la angustia y la soledad ante su Pasión, se dirigió a Dios llamándolo “papá”. 

Esto, indicó, “nos enseña a tratar a Dios como un padre, porque en Él se encuentra la fuerza para seguir adelante en el dolor. En la desolación, Jesús no está solo porque está con el Padre. En cambio, nosotros, cuando nos encontramos en situaciones difíciles preferimos muchas veces la soledad, antes que decir “Padre” y confiar en Él”. 

Perdón

Por último, rememoró lo que dice Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,24)”. Asimismo, reiteró, “Él reza por los que lo están crucificando. Era el momento más agudo de dolor; pero es ahí donde se llega al culmen del amor, en el perdón, que rompe el círculo del mal. Jesús reza por nosotros al Padre, para que nos envuelva con su misericordia, que trasforma y sana el corazón”. 

Catedral de Notre-Dame

Al final, Francisco aprovechó para expresar a la comunidad diocesana de París, a todos los parisinos y a todos los franceses su gran afecto y su cercanía después del incendio en la Catedral de Notre-Dame. El director interino de la Oficina de Prensa de la Santa, Alessandro Gissotti, confirmó que ayer en la tarde, el Papa habló por habló por teléfono con el presidente francés Emmanuel Macron. Durante el diálogo el Papa expresó su solidaridad con el pueblo francés. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.