¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Cuando rezas, ¡pon toda la carne en el asador!

PRAYER
Palidachan - Shutterstock
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Reza con valentía, cara a cara con el Señor, no de manera tibia sino poniendo toda la carne en el asador. Papa Francisco exhorta a dirigirse así a Dios, en la Misa en Casa Santa Marta.

En la homilía, el Papa se concentra en la oración, una de las tres formas, junto con el ayuno y la caridad, con la que se prepara para la Pascua durante el tiempo de Cuaresma.

Para explicar en qué consiste la oración de intercesión, recuerda algunas figuras de la Biblia: Moisés, Abraham, Ana la madre de Samuel, y la cananea.

Precisamente, la primera lectura de la liturgia del día propone la oración de intercesión que Moisés hace a Dios por el pueblo. A causa del becerro de oro, Dios dice: “Deja que mi ira se encienda contra ellos y los devore”.

Moisés suplica al Señor que no lo haga, y habla a Dios “como un maestro al discípulo”. Intenta convencer a Dios, con mansedumbre pero también con firmeza, de que abandone el propósito de hacer daño a su pueblo. Le recuerda – hace memoria – las promesas hechas a Abraham, Isaac, Israel de hacer su descendencia como las estrellas del cielo. Es como si le dijese: “Señor, no quedes mal, tu has prometido todo esto”.

También en la primera lectura, el Señor dice a Moisés: “De ti, en cambio, haré una gran nación”. Pero Moisés intercede por el pueblo, con el pueblo o nada. En la Biblia, observa el Papa, hay muchos pasajes de intercesión.

Otro ejemplo es cuando el Señor le dice a Abraham que quiere destruir Sodoma. Y Abraham, que tenía a su sobrino que vivía allí, quiere salvarla y pide al Señor: si hubiera 30 justos, luego 20, luego 10. Y el Señor responde que por respeto a estos no la destruiría. Al final, sólo la familia de su sobrino era justa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.