Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Andrés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo usar tu poder con respeto infinito

LION

Baranov E | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/03/19

La confianza recibida me da un poder inmenso, usarlo abusivamente es enfermizo

Tener o no tener poder no me resulta indiferente. Me atrae el poder. Me gusta poder hacer cosas. Saber sobre muchos temas. Tener la posibilidad de realizar lo que sueño. El poder me abre puertas. No poder hacer lo que quiero me incapacita. Me limita. Me frustra.

Todos en la vida tenemos poder. La pregunta es cómo lo uso. Puedo usarlo para hacer el bien. Puedo abusar del poder que me han confiado. El poder que tengo es siempre un don. Alguien me ha dado ese poder.

Jesús le decía a Pilatos: “Pilato entonces le dijo: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte, y que tengo autoridad para crucificarte? Jesús respondió: Ninguna autoridad tendrías sobre mí si no se te hubiera dado de arriba; por eso el que me entregó a ti tiene mayor pecado. Jn 19,10-11.

Alguien me ha dado el poder que tengo. La autoridad me viene de Dios. Son otros los que me dan el poder sobre sus vidas. El poder viene de lo alto. Puedo usarlo bien o mal. Soy responsable del poder que recibo.

Cuando amo a una persona le doy poder sobre mi vida. Y le doy la posibilidad de amarme en correspondencia:

Amar a alguien es darle la posibilidad de corresponder a ese amor. El mayor don que se puede otorgar a alguien es darle la posibilidad de poder darse él mismo, entregarse por amor. Mayor felicidad hay en dar que en recibir[1].

Puedo entregar a otro el poder sobre mí, a través de mi amor. ¿Cómo uso el poder que recibo? Es gratuidad. No es un derecho. Puedo usarlo con dignidad. Puedo enaltecer a quien amo. O puedo tratarlo sin respeto.

El poder usado abusivamente es algo enfermizo. Tener poder sobre alguien es una responsabilidad inmensa. Puedo usar el poder con amor. Puedo hacer daño a los que se me confían.

La confianza recibida me da un poder inmenso. Alguien se abre a mí y cree en mí. Y yo tengo que ser para esa persona un reflejo fiel del amor de Dios.

Me gustaría no tener poder muchas veces. Para no ser tentado. Para no creerme más de lo que soy. La impotencia sentida en la piel me hace más humano. Me confronta con mis límites.

Siento el deseo de ser omnipotente. Saberlo todo. Tenerlo todo. Controlarlo todo. Ese poder de Dios que tanto me atrae y seduce. Quiero ser como Dios.

Pero el poder que recibo me vuelve orgulloso. Creo que lo puedo todo. Que soy capaz de todo. Yo sé lo que hay que hacer. Sé lo que conviene.

Y puedo abusar de mi autosuficiencia pensando que nadie tiene tanto poder. Me busco a mí mismo. Pretendo que me sirvan. Porque me siento poderoso. Como si todo estuviera en mi mano.

Me hace bien tocar la impotencia de mis fragilidades. Me gustaría expresarle a Dios que nada puedo sin Él.

Decía el padre José Kentenich: “Dios Padre tiene una ´debilidad´ característica; y es que no puede resistir al desvalimiento de un hijo suyo, cuando este lo conoce y reconoce. Filiación significa ´impotencia´ del Dios excelso y al mismo tiempo ´omnipotencia´ del hombre insignificante”[2].

Dios es impotente ante mi impotencia. Es una paradoja. Cuanto más altivo y seguro de mí mismo aparezco ante sus ojos, más débil se siente para poder atraerme con lazos de amor. Es como si no lo necesitara. Creo que lo puedo hacer todo solo.

Sólo cuando me desprendo de mi orgullo y vanidad puedo doblar la rodilla ante Dios, ante María. Entonces caigo, sucumbo. Experimento en mi carne el pecado, el abuso.

Siento que si no dejo que Dios gobierne en mí seré un déspota, abusaré del poder que me confían, dejaré que me sirvan sin ponerme yo a servir a los más débiles.

Pasaré por encima de la fragilidad de los hombres. Me erigiré en juez que condena cualquier infracción. Inflexible con la debilidad de los hombres.

Me hace bien probar el polvo de la caída. Tocar el dolor de la traición. Experimentar la mancha en mi piel por la crítica y la condena de los hombres.

Aprenderé a construir sobre la arena de mis fracasos y miraré conmovido a Dios impotente ante mi incapacidad.

No quiero convertirme en abusador de los débiles e inocentes. Conozco el poder de mi palabra. Y la fuerza de mis gestos.

Sé que puedo pasar por encima del que busca amor y comprensión. Puedo ofender casi sin darme cuenta.

Puedo pedirles a los demás lo que yo mismo no estoy dispuesto a hacer. Puedo dejar de llevar yo grandes cargas. Y permitir que otros caigan bajo el peso de mis exigencias.

No lo quiero. Huyo entonces de ese poder que me lo da Dios para que lo use con respeto infinito. Para que me acerque de rodillas a los que Dios pone al alcance de mi amor. Para que no quiera que hagan lo que yo deseo. Para que sólo invite a seguir el camino de Jesús misericordioso.

Que mis palabras sean firmes y llenas de misericordia. Que mis exigencias sean expresadas en mi propia vida, no en mis palabras. Que no pida nada que yo no haga.

Que no busque que nadie pierda su libertad poniéndomela en mis manos. Al contrario. Renuncio a todo poder dándole a Dios y a María el poder sobre mi vida. Ellos son los que tienen poder.

Yo soy el impotente. No puedo con mi carga. No puedo amar como Dios me ama. No juzgo. No condeno. Entrego mi vida rota en las manos de Dios. Le entrego el poder sobre mi vida.

[1] Jacques Philippe, Si conocieras el don de Dios

[2]Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
poderrespeto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.