¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Estaba San Pedro casado cuando conoció a Jesús?

Wikipedia
Comparte

Los evangelios cuentan que Jesús curó a su suegra

Poco se sabe acerca de la vida de los apóstoles antes de conocer a Jesús, pero una cosa es cierta: Pedro tenía suegra.

Mateo relata un episodio interesante en su Evangelio en el que Jesús visita la casa de Pedro y encuentra a su suegra enferma en la cama.

Y cuando Jesús entró en la casa de Pedro, vio a su suegra enferma con fiebre; le tocó la mano, y la fiebre la dejó, y ella se levantó y le sirvió. (Mateo 8: 14-15)

Esto implica, por supuesto, que Pedro estaba casado. Sin embargo, una de las omisiones evidentes de este pasaje es la presencia de la esposa de Pedro. En lugar de que la esposa de Pedro les sirviera, era su suegra, dando la impresión de que ella era la única mujer en la casa.

¿Dónde estaba la esposa de Pedro, entonces? ¿Estaba viva la esposa de Pedro cuando se encontró con Jesús?

Las tradiciones tempranas que responden a esta pregunta divergen de varias maneras. Algunos de los primeros padres de la Iglesia dicen que sí, que ella estaba viva e incluso lo acompañó en sus viajes a Roma. Incluso hay una tradición que dice que fue martirizada con su marido.

Sin embargo, poca evidencia arqueológica apunta a una posible presencia de la esposa de Pedro en Roma.

Otras tradiciones afirman que la esposa de Pedro murió antes de que Pedro conociera a Jesús, lo cual es consistente con su ausencia en las narraciones del Evangelio.

La mayoría de los eruditos de las Escrituras dicen que es probable que Pedro fuera viudo cuando conoció a Jesús, dejándolo sin ninguna obligación que le impida ser el primer papa de la Iglesia católica.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.