Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un ladrón comprueba que el horóscopo es un engaño

ZODIAC
Shutterstock-Dzhulbee
Comparte

¿Alguien confía en lo que predice su horóscopo? Mejor no hacerlo si no quieres que te ocurra lo que a un ciudadano rumano.

Los Mossos, la policía autonómica de Cataluña (España), hicieron que esta semana cayera una banda de ladrones peculiar por dos características. Una, porque el cabecilla era contorsionista, lo que le permitía esconderse en el hueco del ascensor durante horas. Y dos, porque este sujeto tenía confianza ciega en el horóscopo y lo consultaba para saber qué día debían cometer el delito.

ZODIAC
COMUNICACIO MOSSOS
El ladrón se había construido un refugio en el bosque y vivía allí

“Sagitario”

Los Mossos seguían su pista y sabían que el grupo de ladrones hablaba a menudo de “Sagitario”. Creían que se trataba de un lenguaje en clave, pero no. Es el signo del zodíaco correspondiente al jefe de la banda. Les hacía leer la predicción de su signo en los medios de comunicación antes de llevar adelante un robo. Era sumamente supersticioso. Y a todas luces fue un error, porque el día en que el periódico le señaló que sería muy positivo para lograr dinero, fueron detenidos.

ZODIAC
Numerology Sign-(CC BY 2.0)

El jefe de la banda es de origen rumano y gracias a sus habilidades como contorsionista (que antes había empleado actuando en la vía pública) podía introducirse en el hueco del ascensor de un edificio y permanecer allí durante horas en silencio. Por la noche, o cuando no había nadie en la escalera, él y su banda -dos hombres de nacionalidad española y una mujer venezolana- practicaban un agujero en la pared que daba al local contiguo y robaban el dinero.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.