Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconDesde Roma
line break icon

¿Qué falta en el Padre Nuestro?... Papa Francisco lo explica

POPE AUDIENCE

Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 13/02/19

El papa Francisco invitó a dialogar con Dios: “¡Señor, enternece mi corazón”. El Papa tuvo un gesto hacia las mujeres del pueblo indígena Wichís

El papa Francisco enseñó que en el diálogo con Dios no hay espacio para el individualismo y el intimismo, durante la audiencia general celebrada en el Vaticano que este miércoles dedicó al tema de la oración cristiana del Padre Nuestro (Lucas 10, 21-22).

Además, criticó la oración que se hace para anestesiar y vivir tranquilos, sin pensar en los demás, como si los propios problemas fueran los únicos en el mundo y fuéramos los únicos en sufrir.

«Si uno no se da cuenta de que hay muchas personas a su alrededor que están sufriendo, si no se compadece de las lágrimas de los pobres, si es adicto a todo, eso significa que su corazón es de piedra».

En este caso, recomendó, «es bueno suplicar al Señor que nos toque con su Espíritu y enternezca nuestro corazón».

El Papa invitó a pedirle a Dios: “¡Señor, enternece mi corazón para que pueda asumir todos los problemas de los demás!”

Para aprender a rezar cada vez mejor, indicó, que “la verdadera oración es la que se realiza en el secreto del corazón; es un diálogo silencioso, como un cruce de miradas entre dos personas que se aman: Dios y el hombre”.

Una oración en la que no cabe el “intimismo” y la “falsedad”, pues, “no hay truco que tenga poder delante de Dios. Dios nos conoce así, desnudos en la conciencia y no se puede fingir”.

Sucesivamente, preguntó: «¿Qué falta en el Padre nuestro?- No es fácil responder”.

Expresó que falta una palabra que en nuestros tiempos – pero quizás siempre – todos tienen en máxima consideración: falta la palabra “yo”.

“Jesús – continuó – nos enseña a rezar con el “tú”, y no con el “yo”; porque la oración cristiana es confidencial pero también es diálogo”.

Explicó que en la oración del Padrenuestro se dice: “Sea santificado tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad”.

“Y en la segunda parte pasa al “nosotros”: danos el pan de cada día, perdona nuestras deudas, no nos dejes caer en la tentación, líbranos del mal. La oración cristiana no es individualista, sino que es un diálogo con Dios, desde y con la comunidad de hermanos y hermanas”, agregó.

Francisco invita a recordar a las personas que están lejos, sufren, tienen problemas, quizás más que nosotros y necesitan tener comida, apagar el hambre. Una oración que usa el plural. “En la oración cristiana, nadie pide pan para sí mismo: lo ruego por todos los pobres del mundo”.

Y mirando a los peregrinos y fieles presentes en el aula Pablo VI: “Pero, no te olvides nunca: (en la oración cristiana) falta la palabra ‘yo’. Se reza con el ‘tú’ y con el ‘nosotros’. Es una buena enseñanza de Jesús. No se olviden!”.

Luego contó la enseñanza que aprendió del capellán de una cárcel. “Dígame padre: ¿Cuál es la palabra contraria al ‘yo’? Yo ingenuo dije: ‘Tú’ – Ah, ese es el inicio de la guerra, la palabra opuesta a la guerra es: ‘Nosotros’, donde está la paz. Todos juntos. Una bonita enseñanza que he recibido de ese sacerdote”.

Entretanto, insistió que el cristiano cuando reza lleva consigo a las “personas y las situaciones que vive, y hace propios los sentimientos de Jesús, que siente compasión de cuantos encuentra en su camino”.

También nosotros cuando rezamos tenemos presentes a aquellas personas que no buscan a Dios, porque Jesús no ha venido a salvar solo a los justos, o a los que se creen justos, sino a los pecadores”.

«Jesús no vino por los sanos, sino por los enfermos y los pecadores (cf. Lc 5, 31), es decir, por todos, porque los que piensan que están sanos, en realidad no lo están. Si trabajamos por la justicia, no nos sintamos mejor que otros: el Padre hace brillar su sol sobre malos y buenos, y envía la lluvia sobre justos y pecadores (cf. Mt 5:45)».

La audiencia general se concluyó con el canto del Padre Nuestro y la Bendición Apostólica. El Papa vistió para la ocasión una estola para dar la bendición y explicó que la habían tejido mujeres de la etnia indigena Wichís del Chaco Central y del Chaco Austral: “un pueblo originario de una gran cultura”, dijo.

Tags:
audiencia generalpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.