Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Imágenes del sorprendente pesebre de Cuenca (Ecuador)

CUENCA
Facebook Iglesia de Cuenca
Comparte

Este particular belén es considerado uno de los más grandes de Ecuador y Latinoamérica

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Por estos días es común toparse con infinidad de pesebres tanto en iglesias, como hogares y hasta en espacios públicos. Sin embargo, en la Catedral de la Inmaculada Concepción de la localidad de Cuenca (Ecuador) se exhibe uno que escapa de lo cotidiano.

Se trata de “una obra ecológica de 280 metros de construcción compuesta por 1.500 figuras, de las cuales 600 tienen movimiento”, tal cual consigna la propia Secretaría de Comunicación de la catedral a la hora de explicar cómo está compuesto este belén.

Desde el pasado 23 de noviembre, día de su inauguración, han sido miles los curiosos, tanto locales como turistas, que se han acercado a esta catedral para contemplar esta magnífica obra que este año lleva como lema: “La Sagrada Familia, Oasis de Amor y de Esperanza para el Mundo”, algo que hace referencia al propio pedido del papa Francisco para la protección de las familias.

Quien se cruce con este pesebre tendrá la posibilidad de encontrarse con representaciones que dan cuenta de pasajes bíblicos, además de casas, arroyos o detalles de la época de Jesús, todos elementos que suman para que sea considerado como uno de los más grandes tanto de Ecuador como de Latinoamérica, tal cual recuerda la propia Secretaría de Comunicación a través del siguiente video:

 

 

El mentor de esta obra es el sacerdote Jimmy Arias, quien ha manifestado a medios como El Comercio que las primeras piezas han sido traídas de Europa, pero en los dos últimos años esto cambió.

Bajo su supervisión ocho artesanos provenientes de la localidad de Loja, lugar donde por varios años se exhibió este pesebre, lo han podido desarrollar utilizando materiales como yeso, espuma flex, entre otros, con el fin de lograr un aspecto rocoso y desértico propio de la época del nacimiento de Jesús.

El pesebre en imágenes:

 

Luego de la inauguración de este pesebre, que permanecerá en la catedral hasta el 6 de enero (fiesta de la Epifanía), se colocó en el lugar un libro de visitas y sugerencias en el que las personas pueden anotar sus datos personales para participar del sorteo de un pesebre pequeño, otra acción acorde a estos tiempos de generosidad y donación.

De esta manera, se espera que muchas personas más sigan visitando la catedral para sorprenderse con una creación que seguramente seguirá recorriendo otras localidades en los próximos años. Al menos, hasta ahora, ya hay solicitudes desde lugares emblemáticos de Ecuador como Quito o Guayaquil.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.