Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Está acabando una civilización que se dice cristiana, pero que es pagana

APOKALIPSA
Shutterstock
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

El fin del mundo y el fin que será un día para cada uno de nosotros: este es el tema de la liturgia de la semana nos propone y también hoy habla de esto el Papa Francisco en Casa Santa Marta. La primera lectura describe la destrucción de Babilonia, la ciudad bella, símbolo de la mundanalidad, “del lujo, de la autosuficiencia, del poder de este mundo”, dice el Papa. El evangelio en cambio cuenta la devastación de Jerusalén, la ciudad santa.

La caída de Babilonia, la corrupta

En el día del juicio, Babilonia será destruída con un grito de victoria. La ‘gran prostituta’ caerá, condenada por el Señor y, dice el Papa, hará ver su verdad: “morada de demonios, refugio de todo espíritu impuro”. Bajo su magnificencia mostrará la corrupción, sus fiestas parecerán de felicidad fingida. Será violenta su destrucción y “nadie más la encontrará”.

El sonido de los músicos, de los tañedores de cítara, de flauta y de trompeta, no se oirá más en ti; – no habrá bonitas fiestas, no … – los artesanos de cualquier oficio desaparecerán de ti; – porque no era una ciudad de trabajo, sino de corrupción – el ruido de la muela ya no se oirá en ti; la luz de la lámpara no brillará más en ti; – será quizás una ciudad iluminada, pero sin luz, no luminosa; esta es la civilización corrupta – la voz del esposo y de la esposa ya no se oirán en ti. Habían muchas parejas, mucha gente, pero no habrá amor. Esta destrucción comienza desde dentro y acaba cuando el Señor dice: “Basta”. Y habrá un día en el que el Señor dirá: “Basta, a las apariencias de este mundo”. Esta es la crisis de una civilización que se cree orgullosa, suficiente, dictatorial y termina así.

Jerusalén abrió la puerta a los paganos

Jerusalén, prosigue el Papa, verá la ruina por otro tipo de corrupción, “la corrupción de la infidelidad al amor; no fue capaz de reconocer el amor de Dios en su Hijo”. La ciudad santa “será pisoteada por los paganos”, castigada por el Señor, porque abrió las puertas de su corazón a los paganos.

Existe la paganización de la vida, en nuestro caso, cristiana. ¿Vivimos como cristianes? Parece que sí. Pero en realidad, nuestra vida es pagana, cuando suceden estas cosas, cuando entra en esta seducción de Babilonia y Jerusalén vive como Babilonia. Quiere hacer una síntesis que no se puede hacer. Y ambas serán condenadas. ¿Eres cristiano? ¿Eres cristiana? Vive como cristiano. No se puede mezclar el agua con el aceite. Siempre es distinto. En final de una civilización contradictoria en sí misma que dice ser cristiana y vive como pagana.

Todo se hunde: sólo quedan los humildes

Retomando el relato de las dos lecturas, el Papa dice que, tras la condena de las dos ciudades, se oirá la voz del Señor, después de la destrucción se dará la salvación: “Y el ángel dijo: ‘Vengan: Bienaventurados los invitados a las bodas del Cordero. ¡La gran fiesta, la verdadera fiesta!”.

Hay tragedias, también en nuestra vida, pero ante estas, miren el horizonte, porque fuimos redimidos y el Señor vendrá a salvarnos. Y esto nos enseña a vivir las pruebas del mundo no pactando con la mundanalidad o con el paganismo que nos lleva a la destrucción, sino con esperanza, apartándonos de esta seducción mundana y pagana y mirando el horizonte, esperando a Cristo, el Señor. La esperanza es nuestra fuerza: sigamos adelante. Pero debemos pedir el Espíritu Santo.

Francisco invita a pensar en las Babilonias de nuestro tiempo, en tantos imperios poderosos, por ejemplo, del siglo pasado, que han caído. “Y así terminarán las grandes ciudades de hoy – afirma – y así acabará nuestra vida, si seguimos llevándola por este camino de paganización”. Quedarán, concluye, solo los que ponen su esperanza en el Señor. Entonces: “Abramos el corazón con esperanza y alejémonos de la paganización de la vida”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.