Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Amar al que me cae mal no es fingir?

Shutterstock-Ollyy

Carlos Padilla Esteban - publicado el 07/11/18

¿Cómo amar al que no me gusta, al que me critica y juzga, al que simplemente aparece en mi vida exigiendo mi amor? Para el hombre es imposible, pero no para Dios

El amor llamado Caritas es un amor que desciende. Ama abajándose, donándose. El amor que deseo es el de caridad para mirar así al que Dios pone en mi camino.

Va más allá de la búsqueda de mi propio bien. Es un amor que casi me parece imposible. ¿Cómo puedo amar a aquel por el que no siento simpatía? ¿Cómo puedo amar a mis enemigos?

¿Cómo amar al que no me gusta, al que me critica y juzga, al que simplemente aparece en mi vida exigiendo mi amor? Para el hombre es imposible. Pero no para Dios.

Me conmueve la conversión de san Francisco: Viví durante veinte años como si Cristo no existiese. Por entonces, me repugnaba y amargaba ver leprosos. Pero Dios mismo me condujo a ellos, y en el encuentro con ellos despertó mi amor. Se transformó en la felicidad (dulzura) más íntima para el cuerpo y el alma lo que hasta entonces me parecía amargura. Poco después, abandoné el mundo burgués[1].

Francisco no era capaz de amar a los leprosos. Y veía que Dios los ponía en su camino. Él se alejaba y huía con miedo. Su presencia le producía repugnancia.

Su encuentro con Jesús lo hace capaz de un amor que es caridad. Un amor que desciende para abrazar a aquel al que me cuesta tanto amar.

Es ese el amor que Dios quiere despertar en mí. Un amor sin límites. Un amor que se abaja. La gran barrera del amor es el orgullo.

Cuando renuncio a mi amor propio puedo llegar a amar con más libertad. Querer al que me hace mal. Amar al que no me gusta ni me agrada. ¿Es posible? ¿No estaré fingiendo?

Santa Teresita es conocida por su esfuerzo por amar a aquellas hermanas de comunidad que le resultaban difíciles: Trataba de prestarle todos los servicios que podía; y cuando sentía la tentación de contestarle de manera desagradable, me limitaba a dirigirle la más encantadora de mis sonrisas[2].

Una monja que le costaba de forma especial, le preguntó un día: “Podría decirme, Sor Teresa del Niño Jesús, ¿qué es lo que tanto le atrae en mí? Cada vez que me mira la veo sonreír”[3].


WOMEN

Te puede interesar:
Los consejos de santa Teresita de Lisieux para soportar a la gente antipática

Lo que le atraía era Jesús en su corazón. Me impresiona esa forma de amar, de mirar, de tratar al prójimo viendo a Jesús en su alma.

Quisiera mirar yo así a los que tengo a mi lado. Tratarlos con delicadeza y ternura. Volcarme en ellos hasta el punto de que ellos puedan percibir el amor de Dios en mí.

Esa actitud de santa Teresita lograba producir en ella, que lo que antes era desprecio, se acabara convirtiendo en amor.

No era fingimiento. Era amor verdadero. Dios lo puede todo. La verdad de sus obras, de sus sonrisas, de sus gestos de amor, acababa cambiando su propio corazón. Como Francisco al besar al leproso.




Te puede interesar:
Besar leprosos: El secreto de Damián de Molokai y Francisco de Asís

Es lo que yo deseo. Amar con obras, con gestos, con actos concretos que me cambian a mí por dentro y a aquel que Dios pone en mi camino.

Si llegara a amar así, escucharía que Jesús me diría: “No estás lejos del reino de Dios”.El reino de Dios nace en mí cuando amo. Cuando le pido a Dios ser capaz de amar con su amor. Es ese amor el que yo más deseo.

[1] Niklaus Kuster, Francisco de Asis: el más humano de todos los santos

[2] De Lisieux, Teresa. Historia de un alma

[3] De Lisieux, Teresa. Historia de un alma

Tags:
amor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.