Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Será el «para siempre» tan malo como lo pintan?

COUPLE

Photo by Travis Grossen on Unsplash

María Álvarez de las Asturias - publicado el 10/10/18

A muchos les cuesta ver ese “para siempre” en el matrimonio como algo bueno. Veamos por qué

Cuando quieres a una persona, que ese amor dure para siempre no te parece algo malo sino muy bueno. Y no me refiero solo a las relaciones de pareja, sino a todas las relaciones de amor: el amor a los padres, hijos, hermanos, abuelos, amigos, el matrimonio… No es difícil que el deseo de que estos amores sean para siempre encuentre eco en nuestro corazón.

Sin embargo, a muchas personas les cuesta ver ese “para siempre” en el matrimonio como algo bueno, y se convierte algo que asusta o directamente provoca rechazo. Tal vez porque que un amor sea “para siempre” implica que tiene que pasar por “cada día”; y eso ya suena más difícil. Y aquí es donde puede presentarse la “dureza de corazón” que nos impide ver el “para siempre” como una bendición.

Dureza que se puede producir por distintos motivos:

  • El egoísmo, unido a nuestra falsa idea de felicidad, que nos lleva a calcular si el otro podrá hacernos felices todos los días de la vida. No pensamos en que amar a alguien de un modo tan radical como para compartir la vida entera en una relación de entrega total (que esto es el matrimonio) va a sacar de nosotros y desarrollar a lo largo del tiempo toda nuestra capacidad de amar, haciéndonos mejores; sino que nos ponemos a calcular si el otro será suficientemente bueno para procurarnos la felicidad que queremos a lo largo de toda la vida. Y nos equivocamos porque tendemos a identificar felicidad con satisfacción emocional y rechazamos que se pueda ser feliz en el esfuerzo, en la generosidad, en la lucha contra el egoísmo, en la donación de uno mismo. Todo esto, en lugar de sonarnos a algo bueno que nos va a hacer mejores en la medida en que nos irá asemejando a Dios (que es “Amor” o “El que ama”), nos asusta y nos va cerrando el corazón, que se resiste a entregarse y a asumir el riesgo inherente al amor de sufrir por la persona amada.
  • El miedo, que va unido a la falta de esperanza: nos hemos enamorado de una persona a la que desearíamos amar “todos los días de la vida”; pero nos conocemos y sabemos que una cosa es el deseo y otra la realidad. Y podemos pensar: no vamos a ser capaces, es algo muy difícil, yo no puedo comprometerme a quererte todos los días, ¿y si luego no lo hago? En cierto sentido, nos ponemos a nosotros mismos como medida de lo que es posible o imposible: si a mí me parece que no voy a poder, es que no se puede. Y si tengo miedo de que esta relación no pueda durar, es que fácilmente no va a durar. Y así el miedo, unido al egocentrismo, nos endurece el corazón y nos hace incapaces de abrirnos a la esperanza de que el amor todo lo puede.

Todo esto nos lleva a hacernos las cosas a nuestra medida y así ya no vemos un matrimonio indisoluble como algo bueno sino como algo peligroso, difícil, imposible…. como una complicación ¿para toda la vida????

En el Evangelio, Jesús nos recuerda que la dureza de corazón nos impide aceptar los planes de Dios como una bendición; y nos recordaba que es bueno tener corazón de niño: un corazón que confía en que quien le ama estará siempre ahí, que no siente temor de amar y ser amado, que no calcula si los que le quieren son “suficientemente buenos” sino que los ama como son.

De igual modo, en el matrimonio, si nos atrevemos a fiarnos de que ese amor merece la pena, descubriremos que precisamente lo mejor es que es para todos los días de la vida.

María Álvarez de las Asturias es fundadora del Instituto Coincidir,especializado en el asesoramiento personal y familiar

Tags:
amoramor de parejamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.