Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconEspiritualidad
line break icon

El tiempo pasa y yo cambio… a mejor

Shutterstock / Goodluz

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/10/18

Me da miedo pensar que con los años pierda mi esencia y me vuelva viejo; quiero crecer, no menguar

Nunca el camino es el mismo camino que he recorrido ya más veces. Siempre es distinto. Un árbol quizás ahora tiene menos hojas. Han cambiado los olores. O las piedras parecen haber aumentado.

Y el sol está en otro punto de su recorrido. Y el brillo del agua. Y la paz. Hay más viento, o más lluvia, o más calor. Y las sombras. Y las luces.

Y quizás lo más notorio, tampoco yo soy el mismo en el camino. Han cambiado mis miedos. O sueño otros sueños. O miro la vida de otra forma.

Me doy cuenta de golpe de tantos cambios. Al mismo tiempo que estoy repitiendo los pasos por un camino que no he vivido, aunque crea que es el mismo. Lo miro de nuevo, pero es distinto.

Y yo quiero a menudo que nada cambie. Quizás me asustan los cambios, me da miedo la realidad que deja de ser la que era.

Hay ausencias que duelen en el camino. Antes no las había. Y el camino también era distinto por esa compañía. Cuando recorría parajes similares. O tal vez los mismos caminos que ahora piso. Los tonos de verde. Las luces del alma.

Tengo la tentación de repetirlo todo como ha sido siempre. Aferrándome a un camino que es distinto. Aunque recuerde puentes, y árboles, e iglesias. No importa. No es el mismo.

Tampoco las personas que lo recorren conmigo. No son iguales. Han cambiado. O son otras. Y quieren también vivir este camino como yo ahora.

Y yo intento alejarlas recordando lo de siempre. Reteniendo en la retina de mi alma el recuerdo permanente. No coincide con el presente. Y tampoco este con el futuro.

Nunca será el mismo camino, siendo el mismo. Yo cambio sin darme cuenta. Y cambian mis sueños.

Me da miedo pensar que con los años pierda mi esencia y me vuelva viejo, rígido y torpe. Me asusta pensar que el paso de los años pueda debilitar mi alma y cambiar el tono de mis pasos. Hacerlos frágiles como el cristal. Endebles como las ramas de los árboles elevadas al cielo.

Me asusta el paso de los años que vacía mi alma de fuerza y de sueños y cambia mi camino. Me da miedo el cambio cuando pierdo fuerza y vida.

Y me alegra tanto cuando el cambio mejora mi alma, mi aspecto, mi vida. Por eso me gusta escuchar que una esposa diga de su marido: “Ha mejorado muchísimo con el paso de los años”. Como el vino, me parece un milagro.

Porque tiendo, eso creo, a debilitarme con el cansancio, a detener mis pasos en el camino por miedo a seguir adelante.

Tengo miedo a perder fuerza al tropezar en las piedras que molestan. Y en mi debilidad me asusta inquietarme con las personas que me incomodan. Y acabar huyendo de los problemas y de las cuestas.

No quiero buscar confrontaciones sin sentido. No deseo dejar de lado el idealismo que un día estuvo vivo en mis recuerdos.

Por todo eso, cuando lo que hacen los años es sacar brillo en mi alma, sonrío. Yo quiero crecer, no menguar.

Quiero que las hojas caídas llenen de vida mis raíces. Y deseo que las ramas se alcen siempre hacia el cielo desafiando a los vientos, fuertes y flexibles.

No quiero que me miren un día con estupor al ver mi aspecto. Al comprobar que estoy mucho peor, que hace años, cuando era más joven.

Y me cuesta que alguien me diga que el camino ahora parece peor que el que recorría antes, cuando estaba lleno de vida. Esa mirada no me gusta.

Sé que duelen los contratiempos y las caídas. Lo he comprobado. Pero no quiero que ese dolor me desanime. Todo lo contrario.

Sé que siempre puedo aprender del dolor que tanto me cuesta. Puedo aprender de las caídas que hieren el alma.

Comenta Enrique Rojas: “Hay derrotas que nos abren los ojos e iluminan el camino”. Eso lo sé, lo tengo claro. Aprendo de lo que he perdido. Hago que mi camino sea diferente.

No quiero pensar que no soy capaz de abrir más los ojos en el camino. No me lo sé todo. Aprendo paso a paso por caminos desconocidos que ya he vivido. Aunque ahora no sea el mismo camino.

Veo que me han cambiado las curvas, y las alturas. O soy yo el que ha cambiado al coger altura con la vida. Y lo veo todo distinto.

Mi alma está tranquila. Busca las luces llenas de vida entre las hojas muertas del bosque. Tiene miedos y sueños. Luces y sombras. Igual que todos los caminos.

Algunos miedos son los de siempre. Otros parecen nuevos. Me vuelvo a levantar con la mochila lista, el alma presta. El peso parece adecuado. La sonrisa se mantiene firme en mi rostro alegre. Eso no lo he perdido. Y mis manos abiertas queriendo abrazar la vida.

Vivo dispuesto a echar raíces, amando los lugares que piso. Mi tierra es siempre la tierra que me detiene al pasar. Y disipo las tormentas que me amenazan.

Camino dispuesto a vencer la desidia, la pereza y el viento. No podrán acabar con la esperanza que brota en mi alma. Me levanto de nuevo cada mañana.

He perdido el miedo a los caminos nuevos. Y a los de siempre. Me gusta recorrerlos sin perder el rumbo. Sigo las flechas.

No dejo de mirar el paisaje que me rodea. La belleza, el sol y la luna, los rostros en los que Dios me habla de su amor infinito.

Me ato sin detenerme. Me libero sin olvidarme. Vivo en el camino haciendo hogar a cada paso. Espacios de familia en el que otros encuentren descanso.

No me detengo a pensar en mis fuerzas. No es lo importante. Ni en mis dolores, ni en mis penas. Creo que esa mirada mezquina es la que me vuelve egoísta. No la quiero.

Quiero vivir libremente con una sonrisa. Abrazar sueños. Recorrer la vida en el alma de los que a mi lado caminan.

Me gusta el camino. Porque en él no me acomodo. Siempre me levanto dispuesto a alegrarme con los cambios. Con la vida que fluye y no se detiene. Con todo lo que el día me regala y pone entre mis manos.

Por un tiempo corto. Unos pasos. No importa. Son el regalo cotidiano que abrazo sin querer retener. Y beso sin querer poseer.

Así es la vida y mi camino. Siempre el mismo. Siempre distinto. Porque el camino y yo no somos los mismos.

Tags:
ancianoscrecimientotiempo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
TIZIANO
Maria Paola Daud
Encontraron «La Última Cena» perdida de Tiziano, en una pequeña i...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.