¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Oración para la liberación del mal por intercesión de María

MARY PUNCHING THE DEVIL
Public Domain
Comparte

“Envía a los santos ángeles para que nos defiendan y para que arrojen fuera de nosotros al cruel enemigo infernal”

Según exorcistas y papas, el diablo desprecia a la Virgen María y huye de su presencia. Su humildad era tan radical que aplasta la “cabeza orgullosa” de Satanás y es la defensa más segura contra él y sus ataques.

Según contó el diablo al padre Amorth: “Ella me enfurece porque es la más humilde de todas la criaturas y porque yo soy el más orgulloso. Porque ella es la más pura de todas las criaturas y yo no. Porque ella es la más obediente a Dios y yo soy el más rebelde”.

A la luz de esta realidad, es apropiado orar por la liberación de los espíritus malignos a través de la intercesión de la Virgen María.

A continuación se lee una poderosa oración escrita por una hermana Bernardina desconocida durante la década de 1930. Fue aprobado por el arzobispo de Nueva York en 1936 y desde entonces ha sido distribuida por varios libros de oraciones. La oración invoca la ayuda de María, “Reina del Cielo”, para enviar una hueste de ángeles dispuestos a luchar contra el maligno.

Augusta reina del cielo y soberana de los ángeles, tú que recibiste de Dios el poder y la misión de aplastar la cabeza de Satanás, te pedimos humildemente nos envíes las legiones celestes para que, a tu mandato, persigan a los demonios, los combatan en todas partes, repriman su audacia y los devuelvan al abismo.

(…)

¡Oh buena y tierna madre!, tú siempre serás nuestro amor y nuestra esperanza.

¡Oh madre divina!, envía a los santos ángeles para que nos defiendan y para que arrojen fuera de nosotros al cruel enemigo infernal.

Santos ángeles y arcángeles, defiéndannos y guárdennos. Amén.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.