Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Débil sí, pero no hipócrita. Un cristiano no puede llevar una doble vida

FGC
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

El evangelio transforma al hombre completamente y no admite la hipocresía. El camino del cristiano es el martirio, pero no hay que aguar el evangelio: lo subraya el Papa Francisco en la Misa matutina de hoy en Casa Santa Marta.

“Es cosa pública que se cometen entre ustedes actos deshonestos, como no se encuentran ni siquiera entre los paganos. Pero ¿se llaman cristianos y viven así?”

Son las duras palabras de reproche, tomadas de la primera Carta de san Pablo a los Corintios, que dirige a esos cristianos, constatando que muchos de ellos llevan ”una doble vida”. El apóstol, subraya el Papa, está muy enfadado con ellos, que se vanaglorian de ser “cristianos abiertos” y en quienes “la confesión de Jesús iba a la par con una inmoralidad tolerada”. Pablo recuerda que la levadura hace fermentar toda la masa y que hace falta levadura nueva para una masa nueva.

Jesús había recomendado a sus discípulos: “A vino nuevo, odres nuevos”.

La novedad del Evangelio, la novedad de Cristo – afirma el Papa – no es sólo transformar nuestra alma; es transformarnos del todo: alma, espíritu y cuerpo, todo, o sea, transformar el vino – la levadura – en odres nuevos, también todo. La novedad del Evangelio es absoluta, es total; nos toma enteros, porque nos transforma de dentro hacia afuera: el espíritu, el cuerpo y la vida cotidiana.

Francisco observa que los cristianos de Corinto no comprendían la novedad totalizante del Evangelio, que no es una ideología o una forma de vida social que convive con las costumbres paganas. La novedad del Evangelio es la Resurrección de Cristo, es el Espíritu que nos ha enviado “para que nos acompañe en la vida”. Los cristianos somos hombres y mujeres nuevos, afirma el Papa, no de novedades.

Y mucha gente quiere vivir su cristianismo “de las novedades”: “Hoy se puede hacer así; no, hoy se puede vivir así … “. Y esta gente que vive de las novedades que propone el mundo es mundana, no acepta toda la novedad. Hay una diferencia entre “la novedad” de Jesucristo y “las novedades” que el mundo nos propone vivir.

Débiles sí, pero no hipócritas

La gente que Pablo condena, continua el Papa, “es gente tibia, es gente inmoral, (…) es gente que simula, es gente formal, es gente hipócrita”. Y reafirma: “La llamada de Jesús es una llamada a la novedad”.

Alguien puede decir: “Pero, padre, somos débiles, somos pecadores …” – “Ah, esto es otra cosa”. Si aceptas que eres pecador y débil, Él te perdona, porque parte de la novedad del Evangelio es confesar que Jesucristo vino para perdonar los pecados. Pero si dices que eres cristiano y convives con estas novedades mundanas, no, esto es hipocresía. Esa es la diferencia. Y Jesús lo decía en el Evangelio: “Atentos a cuando les digan: el Cristo está allí, está allá, está allá …. Las novedades son esto: no, la salvación es con esto, con esto …”. Cristo es uno solo. Y Cristo es claro en su mensaje.

Jesús no engaña a quien quiere seguirle, y Francisco, a la pregunta: “¿Cuál es el camino de quienes viven “la novedad” y no quieren vivir “las novedades”? recuerda como acaba el pasaje del evangelio de hoy, con la decisión de escribas y doctores de la ley de matar a Jesús, de “acabar con él”.

“El camino de quienes asumen la novedad de Jesús es el mismo: el camino hacia el martirio”, advierte el Papa. Martirio no siempre cruento, sino el de todos los días. “Estamos en camino y nos contempla el gran acusador, que suscita acusadores hoy para contradecirnos”. Pero, concluye, no hay que negociar con ‘las novedades’, no hay que “aguar el anuncio del Evangelio”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.