Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 21 abril |
Domingo del Buen Pastor
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa: “Confesarse de inmediato si sentimos envidia o malicia”

WEB-ENVY-ENVIOUS-CHILDREN-Shutterstock_363221609-EvgeniiAnd-AI

Shutterstock / EvgeniiAnd

Vatican News - publicado el 10/06/18

Francisco advierte de no caer en la terrible tentación de querer destruir la buena reputación del otro acusando falsamente

El papa Francisco expuso el evangelio en el que Jesús tuvo que enfrentar dos tipos de malentendidos, el de los Escribas y el de sus propios familiares. Y advirtió ante la malicia con la que, de forma premeditada, uno quiere destruir la buena reputación del otro.

El Papa comentó que algunos escribas fueron enviados desde Jerusalén a Galilea, donde la fama de Jesús comenzó a extenderse, para desacreditarlo a los ojos de la gente.

Esos escribas llegan con una acusación precisa y terrible: “Este hombre está poseído por Belcebú, príncipe de los demonios, y por eso los echa fuera”, narra Francisco.

Y continúa: de hecho, Jesús sanó a muchas personas enfermas, y quieren hacer creer que él no lo hace con el Espíritu de Dios, sino con el del Maligno.

“Jesús reacciona con palabras fuertes y claras”, destaca el Papa, porque esos escribas, quizás sin darse cuenta, “están cayendo en el pecado más grave: negar y blasfemar el Amor de Dios que está presente y obra en Jesús“.

“Es pecado contra el Espíritu Santo -puntualiza- el único pecado imperdonable, porque comienza desde el cierre del corazón a la misericordia de Dios que actúa en Jesús”.

Estar atentos del “veneno mortal” de la envidia

Se trata de un episodio –afirmó el Papa– que contiene una advertencia que nos sirve a todos: “puede suceder que una envidia fuerte por la bondad y por las buenas obras de una persona pueda llevar a acusarlo falsamente” y aquí hay un “veneno mortal”.

Francisco pidió entre exclamaciones que Dios nos libre de una terrible tentación: “la malicia con la que, de forma premeditada, uno quiere destruir la buena reputación del otro”.

Y añadió que nos confesemos inmediatamente en el sacramento de la Penitencia “si al examinar nuestra conciencia, nos damos cuenta de que esta hierba maligna está brotando dentro de nosotros”, antes de que se desarrolle y produzca sus efectos malvados.

Aunque el Evangelio también habla de otro malentendido -dijo el Papa-: el de los propios miembros de su familia, quienes estaban preocupados porque su nueva vida itinerante les parecía una locura.

El amor de Dios nos une como hermanos

Jesús se mostró tan disponible para las personas, especialmente para los enfermos y pecadores, que ya ni siquiera tuvo tiempo para comer.

Tras ver esto, su familia decide llevarlo de regreso a Nazaret. Llegan al lugar donde Jesús está predicando y lo envían a llamar.

Le dicen: “Mira, tu madre, tus hermanos y hermanas están afuera y te buscan”. Y él responde: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?“.

Y mirando a las personas que le rodeaban para escucharlo, agrega: “¡He aquí mi madre y mis hermanos! Porque el que hace la voluntad de Dios, él es hermano, hermana y madre para mí.

Jesús –agrega el Papa– “ha formado una nueva familia, que ya no se basa en vínculos naturales, sino en la fe en Él, en su amor que nos acoge y nos une entre nosotros, en el Espíritu Santo”.

Y la respuesta de Jesús “no es una falta de respeto a su madre y su familia”, dice Francisco.

De hecho, “para María es el mayor reconocimiento, porque ella es la discípula perfecta que ha obedecido la voluntad de Dios en todo“.

Por último, el Papa pidió “que la Virgen Madre nos ayude a vivir en comunión con Jesús, reconociendo la obra del Espíritu Santo que actúa en Él y en la Iglesia y regenera el mundo a una nueva vida”.

Tags:
confesionenvidiaespiritu santopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.