¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Los dinosaurios no pasan de moda

JURASSIC PARK
© 1993 - Universal Pictures
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Brevísima guía de filmes sobre el género

Si uno entra en IMDb y revisa el tag “dinosaur” encontrará cientos de películas donde comparecen estos animales, sea como protagonistas (la saga de Parque Jurásico) o como vehículos para las derivas (las distintas versiones y variantes de Godzilla) o en apariciones casi anecdóticas (El árbol de la vida), sin contar disparates (Dino Rex, entre otras) ni parodias (Kung Fury). Es evidente que los dinosaurios no pasan de moda en el cine.

Pero fue Steven Spielberg, gracias a la imaginación de Michael Crichton y a los efectos visuales de Industrial Light & Magic, quien les devolvió cierto prestigio. A partir de entonces ya no fueron monstruos de gomaespuma ni personas disfrazadas, sino obras de la tecnología digital cuando ésta pudo dar un paso más, un salto de gigante. Estos reptiles, desde entonces, pasaron de risibles a terroríficos.

Sobre todo, porque la saga Jurassic Park puso encima de la mesa la cuestión de cómo el hombre es capaz de causar las mayores catástrofes cuando juega a ser el Creador: intentando cambiar la historia para supuestamente “mejorarla”, acaba produciendo monstruos capaces de acabar con él.

Ahora que se estrena otra secuela de la historia original urdida por Crichton, ofrecemos una guía brevísima para adentrarse en las que tal vez sean las películas más populares del género, aquellas donde el saurio es parte de la trama y no un mero secundario. Cada década tiene su filme de impacto sobre el tema, pero aquí partiremos de los 60:

AÑOS 60: Hace un millón de años (1966). Dirige Don Chaffey. Protagonizada por John Richardson y una Raquel Welch cuyo “vestuario” marcó tendencia y revuelo, es una de esas películas que cometieron la osadía de juntar hombres y dinosaurios en el mismo marco temporal. La producción de Hammer Films, además, hizo algo tan rompedor como poner a una actriz con belleza y hechuras de modelo entre bandas de sapiens brutos y gañanes. Aunque estrenada a finales de los 60, en los cines fue carne de matinal en los 70 y en los 80. Era un filme divertido, modesto, e incluso trepidante en los enfrentamientos entre el hombre y la bestia. Pero lo mejor, sin duda, reside en el trabajo del maestro Ray Harryhausen, creador de impagables criaturas. No son tan perfectas como las digitales, pero su magnetismo aún nos conmueve.

AÑOS 70: La tierra olvidada por el tiempo (1974). Dirige Kevin Connor. Otro largometraje que, durante años, funcionó en matinales y en las sesiones continuas de cine de barrio. Basada en la novela de Edgar Rice Burroughs, en el guión intervino el prestigioso escritor de culto Michael Moorcock (es, que sepamos, su único guión llevado a la pantalla). Con Doug McClure al frente, constituye un festival de maquillajes toscos y baratos, criaturas de cartón piedra y paisajes rodados en Tenerife. Queda como un entretenimiento sin pretensiones.

AÑOS 80: En busca del valle encantado (1988). Dirige Don Bluth. Aunque generó secuelas, series de televisión y producciones directamente enfocadas al mercado del vídeo, es la primera parte, dirigida por el solvente Bluth (recordemos Nimh o Fievel y el nuevo mundo), la que ha quedado para el recuerdo. En 70 minutos de dibujos animados destinados a los niños contaba la historia de un grupo de dinosaurios en pos de una tierra que aún no hubiera sido devastada y les garantizase la supervivencia. Producida por Steven Spielberg unos cuantos años antes de Jurassic Park, sirvió de influencia para otras sagas, como la de Ice Age.

AÑOS 90: Parque Jurásico (1993) y su primera secuela, El mundo perdido: Jurassic Park (1997). Dirige Steven Spielberg. Ya hemos mencionado antes que Spielberg marcó un antes y un después con sus dinosaurios. Quienes crean que su magia se debía a lo avanzado de los efectos, deberían revisar las continuaciones dirigidas por Joe Johnston y Colin Trevorow (aún no hemos visto la de J. A. Bayona): ninguna de ellas alcanza el nivel de suspense y la atmósfera casi de terror de los filmes de Spielberg. Incluso la segunda, El mundo perdido, lastrada por una injusta mala fama, es superior a las anteriores: no sólo es digna de la saga, sino que aporta más oscuridad y momentos en los que el director de Tiburón demuestra de nuevo su destreza en la dirección.

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones