Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Dónde se encuentra la columna de la flagelación?

FLAGELLATION
Comparte

Debes visitar en Roma la Basílica de Santa Práxedes

Jesús es flagelado y coronado de espinas: “Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose a él, le decían: “Salve, Rey de los judíos”. Y le daban bofetadas» (Jn 19,1-3).”

Esta cita bíblica la solemos recordar tanto en el segundo misterio doloroso como en la sexta estación del Vía Crucis. La “recordamos”, ¿la recordamos realmente pensando en el gran dolor que sufrió Jesús? Pienso que muchos no entramos en lo profundo de este misterio, y simplemente porque remetimos sin meditar y sin conocer lo que realmente significa una flagelación, quizás una idea nos la dio Mel Gibson en su cruda pero realística película sobre la Pasión de Cristo.

ICON FILMS

La flagelación era un método de tortura que se aplicaba en la época de los romanos, era por ley un preámbulo para toda ejecución, se imponía como castigo aislado o como preparación de la crucifixión. Pilato intentó solo lo primero, pero muchos interpretaron lo segundo; por eso, gritaron fuerte que lo crucificase.

Los judíos lo limitaban a treinta nueve azotes. Para los romanos no había límite. Los flagelos era de cuero con huesos o bolas de hierro en la punta. Las carnes se abrían, el dolor era muy intenso, sangraba todo el cuerpo, solían perder el conocimiento y podían morir.

El que sufría este suplicio era atado a una columna y dos lictores le golpeaban con los flagelos. En ocasiones se turnaban hasta seis lictores. Los flagelos llenaban el cuerpo de tumefacciones, rasgaban la piel y podían llegar a dejar al descubierto las entrañas. Se solía respetar la parte del corazón para que el flagelado no muriese, pero, de hecho, no era infrecuente que muriesen en aquel tormento. Si seguían vivos quedan desfigurados, y, a menudo, se desmayaban a causa del dolor de los golpes.

© Paroles et silence
Le Caravage, La Flagellation du Christ, Naples, Musée de Capodimonte. Extrait de Sylvie Garoche, Le Christ contemplé par les peintres, Paroles et silence, 2016.

Quizás esta introducción puede verse muy dura, pero creo que sea el caso “recordar bien” lo sucedido y así entender mejor lo inestimable y conmovedor que puede llegar a ser tener al frente esta “santa columna” donde fue derramada la preciosísima sangre de Jesús.

Como muchas de las reliquias de Cristo se encuentran en Roma, en la Basílica de Santa Práxedes, y esta vez no fue Santa Elena a traerla desde Jerusalén, se retiene que este fragmento de 63 cm de la columna donde Cristo padeció la flagelación, fue traída por el cardenal Giovanni Colonna en 1223, ésta se encuentra a la derecha apenas entrando a la basílica, custodiada en un relicario de bronce y está tallada de manera diversa debido a los pequeños fragmentos utilizados como reliquias en el pasado.

SANTA PRASSEDE
Mari27454-(CC BY-SA 3.0)

Para quien tenga la oportunidad de visitar Roma, la Basílica de Santa Práxedes se encuentra solo a 50 metros de la majestuosa Basílica de Santa María la Mayor. En un “vicoletto” (callecita) silencioso y escondido de los que abundan en la “ciudad eterna”.

La basílica de Santa Práxedes y Santa Pudencia, hijas de san Pudencio (el primer convertido a la fe cristiana por san Pablo en Roma), atesora no solo importantes reliquias sino también un importante legado histórico para la Iglesia, tanto de ser comentado en un próximo artículo.

Mientras tanto meditemos, pero esta vez con sabiduría; que como dice san Juan de la Cruz en una de sus cartas: “Es cosa muy buena y santa pensar en la pasión del Señor y meditar sobre ella, ya que por este camino se llega a la santa unión con Dios. En esta santísima escuela se aprende la verdadera sabiduría, en ella la han aprendido todos los santos.”

 

Fuentes: Tres años con Jesús. Meditación sobre la vida de Cristo, Luis Enrique Cases Martín; Roma Segreta; Wikipedia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.