Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Las 3 necesidades de los niños pequeños

LITTLE BOY CAR

Halfpoint I Shutterstock

Calah Alexander - publicado el 02/02/18

Es fácil olvidar que los niños de 2 años son personitas y no muñecos abrazables y adorables cubiertos de chocolate que tenemos que limpiar, alimentar y entretener. Como todas las personas, quieren recibir una respuesta humana. Y ese es nuestro trabajo como padres: incluso cuando no podemos solucionar una situación, sí podemos escuchar su malestar y reconocerlo. Aunque estén cubiertos de chocolate.

El otro día estaba holgazaneando por Facebook cuando me llamó la atención una publicación titulada: “Una rutina facilísima para niños de 2 años que funciona siempre”.

Cuando pasas en casa la mayor parte del día con uno de ellos, una se las tiene que ingeniar para encontrar la forma de entretenerlo por lo que, sin dudarlo, me dispuse a leer el post.

En un primer momento, me llevé una desilusión pues la rutina propuesta no tiene nada de «facilísima».  Implicaba implementar un rígido horario nada útil para mí al dividir el día en franjas de  30 minutos a dos horas.

Sin embargo, el post me ofreció unas pistas muy interesantes sobre las 3 necesidades de un niño de 2 años.

  1. Ayuda emocional: En esta edad se experimentan grandes emociones. Deberéis atenderlas. Escuchar al niño, ayudarle a entenderlas y enseñarles a expresarlas de la forma correcta.
  2. Sueño: Los niños de dos años necesitan dormir. Intentarán fingir que no les hace falta e incluso habrá semanas en las que se quedarán en su cuna hablando solos en lugar de dormir. Perseverad, no os rindáis, pues las siestas son fundamentales para ellos.
  3. Rutina: La rutina encuentra su mejor razón de ser cuando un niño está en su época de desarrollo más crucial. Insisto en que no hay que ser esclavos del reloj, pero sí encontrar algo que funcione y ceñirse a eso.

Las siestas

Grandes verdades. Ahora mismo, tengo todas mis fuerzas aplicadas a resolver el conflicto de Isaac y su sillita de coche. Tengo que hacer el trayecto de una hora de ida y vuelta de la escuela concertada de los niños mayores dos veces al día, así que el pequeño se tiene que quedar todo ese rato sentado en la sillita del coche. Sin embargo, antes solía hacerlo gritando todo el tiempo, ahora no tanto. Protesta un poco, pero sobre todo busca mi mirada con ojos tristes.

Tengo dos teorías relativas a este cambio. Al principio, el plan original era compartir coche, así que yo no conducía siempre. Los días que sí conducía, mantenía a Isaac despierto para que durmiera en el coche en vez de llorar, pero nunca funcionaba bien: siempre se despertaba cuando los demás niños entraban en el coche, lo cual tenía el doble perjuicio de reducir su siesta de dos horas a 30 minutos y encima dejarlo malhumorado y cansado para el resto del día.

Después de los primeros meses, aprendí que esta siesta es crucial independientemente de si estaremos o no en el coche. Un sueño de calidad es esencial para los pequeños y no lo tendrán si están en la silla del coche. Así que reestablecí la rutina de siesta diaria después de comer y descubrí que en realidad llora menos en el coche si antes ha dormido bien.

Lo segundo que descubrí es que era mejor dejar de ignorar los gritos o intentar apaciguarle. En vez de acercarle frenéticamente todos los juguetes que había metido en el coche o subir el volumen de la radio, empecé a responderle. Cuando suelta un aullido y empieza a tirar de los cinturones de su silla, le digo algo como: “Lo sé, cariño, esto es un rollo. A mí tampoco me gusta estar tanto tiempo en el coche. Pero ya casi hemos recogido a los niños y luego iremos directos a casa”.

Cuando está muy alterado, le respondo con más énfasis aprovechando los semáforos para mirar atrás y mantener contacto visual, para expresar empatía. No siempre le hace feliz, pero parece que le calma un poco. Sabe que le están escuchando y eso es mejor que ser ignorado.

Tags:
educaciónpaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.