Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San David Uribe
home iconCuriosidades
line break icon

Coco Chanel: la mujer que puso pantalones a la moda femenina

AFP

Umetniško ime Coco si je nadela po psičku.

Adriana Bello - publicado el 31/01/18

La diseñadora rompió las reglas para dotar de libertad a la moda femenina

Detrás de un emporio multimillonario está Gabrielle, una singular mujer que para muchos es ejemplo de lucha personal y a favor de la libertad de las mujeres. Para ello tuvo que desafiar  y romper más de una regla de la moda de su época.

Diseñó ropa de apariencia sencilla no sólo por una cuestión de estilo. Fue su manera de decirle a las mujeres: dejen que sea su personalidad la que hable, no su ropa, porque “la belleza comienza en el instante en que decides ser tú misma”.

Su vida no fue fácil. Nació en un hogar humilde y que aprendió a coser con las monjas del orfanato donde tuvo que pasar muchos años tras la muerte de su madre y el abandono de su padre cuando tenía tan sólo 11 años.

Sus hermanos varones fueron a parar en familias campesinas, donde hacían trabajo de campo a cambio de cubrir sus necesidades básicas de alimentación y vivienda. Pero Gabrielle y sus dos hermanas fueron enviadas a un convento que servía de orfanato y donde, además de ciertas clases, se les enseñaban las labores clásicas de las mujeres de la época, como coser.

Años más tarde, Gabrielle negaría esta historia y dijo que no había ido a un orfanato sino a casa de unas malvadas tías, donde “el amor era un lujo y la infancia un pecado”. Muchos aseguran que probablemente prefirió esta versión, no por un tema anti-religioso, sino por temor a ser rechazada aún más por una sociedad llena de tabúes y prejuicios.

A sus 18 años, Gabrielle pudo salir del convento en Aubazine para irse a otro en el centro de Francia. Sólo estuvo un año y enseguida consiguió trabajo en una pañería, donde se especializaban sobre todo en trajes de hombres.

También se sintió atraída por el escenario (otro trabajo que no le venía mal para pagar sus gastos) y empezó a cantar en pequeños bares y cafés. Su gran número era una melodía sobre un perrito llamado Coco , una canción tan contagiosa que “Coco» se volvió su sobrenombre.

En búsqueda de fama y fortuna, Gabrielle invirtió su dinero en clases de canto y trajes para intentar impresionar a agentes de clubes más exclusivos. No sirvió de nada y quedó en la bancarrota, pero recibió la ayuda de Étienne Balsan, un hombre adinerado que había conocido en la pañería y que creía fielmente en su talento.

Él le enseñó a montar a caballo y la llevaba a todas las grandes fiestas para que hiciera algo de relaciones públicas.

Coco empezó a codearse con la alta sociedad y, sobre todo, se dio cuenta lo particularmente incómoda que era la ropa de mujer a la hora de practicar equitación o al estar en estas grandes veladas. Años más tarde, inventaría su famosa cartera 2.55, que era un clutch de noche con una cadena para poder colgarla en el hombro y tener las manos libres.

CHANEL
Creative lab - Shutterstock

Aunque tenía el apoyo de Balsan, Coco vivía en un mundo muy competitivo, de apariencias. Las mujeres con las que se codeaba usaban pieles y grandes joyas. Ella en cambio se hacía su propia ropa, más sencilla y masculina, ¡y más práctica! Así comenzó a destacar.

Tres años después, Balsan le ofreció su apartamento en París para que lo usara de atelier y persiguiera una carrera como diseñadora.

Gabrielle empezó haciendo sombreros (las monjas de su infancia le habían enseñado bien el arte de la aguja) y los vendía justamente a esas mujeres que había conocido. Enseguida se convirtieron en un éxito en la alta sociedad parisina.

CHANEL
Public domain

Dinero en mano, se propuso ayudar a sus hermanas. A Antoinette la invitó a trabajar con ella en su atelier; y lamentablemente se enteró que Julia-Berthe se había suicidado y dejado a un niño sin mayor protección. Así que Coco cuidó de su sobrino el resto de su vida, proporcionándole una gran educación en Inglaterra y pasando los veranos con él.

Gabrielle fue creciendo poco a poco y, con mucho esfuerzo, logró abrir su primera boutique y expandir su línea de productos.

En plena época de la Primera Guerra Mundial, Coco descartó los opulentos materiales de una era que ya era vista como decadente y optó por presentar piezas por separado (antes las mujeres eran esclavas de los vestidos) que fueran más versátiles, cómodas y de apariencia austera.

Mucha de su inspiración vino del deporte, así que es una de las fundadoras del “sporty chic” que está hoy tan de moda (como cuando usas tu falda con un par de zapatillas deportivas).

CHANEL
Savvapanf Photo - Shutterstock

Su estética “anti-lujo” fue revolucionaria y finalmente logró la independencia económica que tanto deseaba con más y más tiendas. Como una vez afirmó: “La libertad siempre es elegante”.

Pero entonces llegó la Segunda Guerra Mundial y todo cambió. Cerró todas sus boutiques menos una (la primera que creó) y a medida que los alemanes invadían París, la gente que no se había ido al exilio debía congeniar con ellos.

Se dice que Gabrielle se hizo novia de un soldado nazi, aunque otros aseguran que sólo eran amigos y que intentó mediar entre los alemanes y Churchill (a quien había conocido previamente). Lo cierto es que la ambigüedad de sus acciones dañó su reputación y prefirió irse a Suiza, donde vivió con discreción durante 10 años.

CHANEL
Marion Pike - PD

En ese momento (años 50), Christian Dior llegó a la escena parisina con su New Look, aquellos vestidos ultra femeninos con la cintura marcada y faldas anchas, y surgieron otros nombres, como Pierre Balmain.

Coco sintió que todo su trabajo se estaba perdiendo porque nuevamente se volvían a esas piezas engorrosas para las mujeres. Reabrió la Casa Chanel en 1954 e hizo una gran colección para su regreso que tuvo mucho éxito.

El resto de sus días los pasó concentrada en el trabajo, hasta que falleció el 10 de enero de 1971, con más de 80 años, en su suite en el Hotel Ritz de París, donde vivía desde hace años.

CHANEL
Marion Golsteijn (CC-BY-SA-3.0)

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.