Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Fiesta Nacional de Rusia coincide con la Virgen de Kazán

Our Lady of Kazan
RUSIA

Nuestra Señora de Kazán. En 1579, tras un incendio devastador en Kazán, Nuestra Señora se apareció a una niña de nueve años, pidiéndole que las ruinas de la ciudad fueran excavadas. Y así se hizo y se encontró un icono de Nuestra Señora de Kazán. A partir de ahí, varios milagros empezaron a ocurrir y una gran devoción se extendió. Después de una revolución, el icono fue robado. Hoy, se encuentra en la capilla bizantina en Fátima, Portugal.
Comparte

Una Fiesta mitad civil y religiosa que conmemora la liberación de Moscú en 1612

Rusia ya tiene la Fiesta Nacional, mitad civil y mitad religiosa, que coincide con la festividad de la Virgen de Kazán, y la conmemoración de la liberación de Moscú en 1612. Es fiesta del día 4 de noviembre, llamada “Día de las Unidad de la Patria” sustituye a la del 7 de noviembre, centenario de la Revolución Bolchevique (en el calendario Juliano era el día 24 de Octubre). Esta fecha tiene como significado la reconciliación de todo el pueblo ruso, dividido entre comunistas soviéticos y antisoviéticos.

Pudimos ver cómo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el Patriarca Ortodoxo de todas las Rusias, Kiril, depositaron sendos ramos de flores rojas ante la tumba de los héroes moscovitas Dmitri Pozharski y Kuzmá Minin, un aristócrata y un comerciante, que en 1612 liberaron Moscú de la ocupación de Polonia y Lituania. Fue el final del llamado “Periodo Turbulento” en que la anarquía se apoderó de Rusia a la muerte del zar Iván IV el Terrible (1584), al que admiraba el también terrible comunista Iósif Stalin

Moscú no ha querido celebrar el centenario de la Revolución, porque no había mucho que celebrar, dijo el portavoz del Kremlin. Esta Revolución dividió al pueblo ruso y causó millones de víctimas, sobre todo en el periodo de las purgas que organizó Stalin. Vladimir Putin dijo el sábado que “nosotros y nuestros sucesores debemos recordar la tragedia de las represiones y sus causas, pero sin venganzas, sin odios”. A Moscú no le gustan las revoluciones, pues les recuerdan a Georgia, Ucrania y Kirguistán, así como a las primaveras árabes.

Días antes –el 30 de octubre—Putin, que fue subcoronel de la KGB, inauguró un monumento dedicado a las “víctimas de la represión” llamado “Muro del Dolor”. “Absolutamente nada” puede justificar los crímenes del Gran Terror de Stalin, dijo Putin sin referirse al líder soviético.

Se da la circunstancia que en la Plaza Roja se encuentran el Mausoleo de Lenin, donde están enterrados Lenin y otros dirigentes y hombres importantes soviéticos (entre ellos los astronautas); el monumento a los Libertadores de Moscú, y a poca distancia ahora el Muro del Dolor. Esto es reflejo de una historia de Rusia llena de contrastes y contradicciones.

Distintas asociaciones antisoviéticas coinciden en que Lenin no debería estar en el mausoleo, sino en una sepultura normal por los males que causó al pueblo ruso su Revolución.

KAZAN
Ohsurat - Shutterstock

La Virgen de Kazán

La Virgen de Kazán, cuya fiesta fue el sábado, es un icono de la patrona de la ciudad de Kazán. La imagen –el icono mariano más venerado de la Iglesia ortodoxa rusa—se encuentra en la catedral de San Petersburgo y en la catedral de Moscú. Esta imagen, originaria de la catedral de Kazán, donde se encuentra una copia, es reconocida por los muchos milagros que ha hecho en favor del pueblo ruso.

El icono de la Virgen de Kazán desapareció durante la revolución comunista de la Catedral de Kazán y el templo se convirtió en un museo sobre el ateísmo. Después de muchos años, la imagen apareció en los Estados Unidos. Fue comprada en una subasta por el Ejército Azul –devotos de la Virgen de Fátima—quienes dijeron que el icono sería devuelto a Rusia cuando ésta se convirtiera, como había pedido la Virgen de Fátima a los tres pastorcillos protagonistas de sus apariciones en Portugal.

La Virgen de Kazán y la Virgen de Fátima tenían que convertir el pueblo ruso y devolverle la fe. La imagen fue y es venerada también por los católicos. Una vez caído el Muro de Berlín y derrumbado el comunismo en Rusia, la imagen pasó al Vaticano (1993), a manos del entonces Papa san Juan Pablo II.

El destino de la imagen de la Virgen de Kazán era Rusia, y el papa Wojtyla deseaba entregarla al Patriarca Ortodoxo, Alexis II, en un viaje a Rusia. El Papa polaco nunca viajó a Rusia, y finalmente decidió entregar la imagen al Patriarca Alexis II, a través de una embajada especial de la Santa Sede.

Fue el 25 de agosto de 2004, estando el Papa muy delicado de salud, entregó la imagen, según dijo a “nuestro hermano el patriarca Alejo II y a través de él a la santa Iglesia ortodoxa rusa y a todo el pueblo ruso”. La despedida de Roma congregó a varios miles de peregrinos.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.