Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa: “La lucha contra el mal y el diablo no es algo del pasado: es muy actual”

tentación
Glenda
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

“Jesús nos llama a cambiar de vida, a cambiar de camino, nos llama a la conversión”. Y esto implica luchar contra el mal, también en nuestro corazón. “una lucha que no te da tranquilidad, pero sí te da paz. Así lo dijo Papa Francisco en la homilía de la Misa matutina en Santa Marta, explicando – inspirado en el evangelio del día – que este es el “fuego”, que Jesús arroja a la tierra. Un fuego que te pide cambio:

“Cambiar de manera de pensar, cambiar de manera de sentir. Tu corazón, que era mundano, pagano, se vuelve ahora cristiano con la fuerza de Cristo: cambiar, esta es la conversión. Y cambiar en la manera de actuar: tus obras deben cambiar”.

Una “conversión que implica todo, cuerpo y alma, todo”, subraya Francisco

“Es un cambio, pero no es un cambio que se hace con maquillaje: es un cambio que hace el Espíritu Santo, dentro. Y yo tengo que poner de mi parte para que el Espíritu Santo pueda actuar, y esto significa lucha, ¡luchar!”

“No existen cristianos tranquilos, que no luchan”, añade el Papa,“esos no son cristianos, son ‘tibios’”. La tranquilidad para dormir “puedes encontrarla también con una pastilla, pero “no hay pastillas para la paz interior. Solo el Espíritu Santo puede dar esa paz del alma que da la fortaleza a los cristianos”.

“Y tenemos que ayudar al Espíritu Santo” – exhorta el Papa – “haciendo espacio en nuestro corazón”: “Y nos ayuda mucho en esto el examen de conciencia, de todos los días”, para “luchar contra las enfermedades del Espíritu, lo que siembra el enemigo y que son enfermedades de mundanalidad”.

“La lucha que mantuvo Jesús contra el diablo, contra el mal – recuerda el Papa –  no es algo antiguo, es muy moderno, es algo de hoy, de todos los días”, porque “ese fuego que Jesús vino a traernos está en nuestro corazón”. Por esto debemos dejarle entrar, y “preguntarnos cada día: ¿cómo he pasado de la mundanalidad, del pecado, a la gracia, he dejado espacio al Espíritu Santo para que pudiese actuar?”

“Las dificultades de nuestra vida no se resuelven disolviendo la verdad. La verdad es esta, Jesús trajo fuego y lucha. ¿Y qué hago yo?

Para la conversión – concluye Francisco – hace falta “un corazón generoso y fiel”: “generosidad, que viene siempre del amor, y fidelidad, fidelidad a la Palabra de Dios”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.