Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ya está bien de disfraces hipersexualizados para Halloween

WOMAN,BUNNY MASK
Stocksy
Comparte

Así podemos aliarnos para enviar un potente mensaje

Un consejo: no dejes que tus hijos se sienten junto a ti cuando busques en Google ideas para disfraces de Halloween. Buena parte de las imágenes que encontré buscando “disfraz halloween mujer” incluían leotardos ajustadísimos, tops escotados y minúsculas minifaldas. Había vampiresas sensuales, monjas sexis (¡¿en serio?!) y estrellas pop provocativas. Podía encargar un disfraz de pirata ligerita de ropa (muy realista y aterrador) e incluso una Minnie Mouse subida de tono.

¿Quién podía imaginar que había tantas posibilidades para disfraces inapropiados? Imaginadme avergonzada. Estaba buscando disfraces para ir a una fiesta vestida, no para ir desvestida y mostrando toda la carne posible. Por fortuna, después de buscar un buen rato, también vi unos cuantos modelos modestos; entre ellos Rosie la Remachadora, Katniss de Los juegos del hambre y Rey, de la última peli de Star Wars.

Evidentemente, la demanda en el mercado de disfraces reveladores supera con creces la de trajes de Rosie y Rey. Después de todo, las empresas producen lo que vende. Año tras año, las mujeres siguen adquiriendo versiones hipersexualizadas de heroínas y figuras de la cultura pop. La pregunta es, ¿cómo hemos llegado a un Halloween así? Yo digo que ya basta.

Primero, necesitamos más opciones, para más tipos de personalidades y tipos de cuerpos. Por lo que he visto en Internet, las empresas de disfraces parecen pensar que todas las mujeres miden de 1’67 m para arriba, tienen las piernas largas y unas peras enormes. Simplemente ridículo. Y más allá de eso, dan por sentado que todas las mujeres quieren tener esta imagen, que pensamos que este aspecto apretado, levantado y semidesnudo es como queremos definirnos. Bueno, esa no es mi idea de identidad. Y apuesto a que hay otras mujeres que estarían de acuerdo conmigo. No estoy argumentando que todas vistamos vestidos largos hasta el suelo ni que compitamos por el disfraz más aburrido. Todavía podemos usar la imaginación que Dios nos dio para concebir unas elecciones únicas, personales y memorables. Sin embargo, a no ser que nos confeccionemos todas nuestras creaciones propias, necesitamos que haya diferentes alternativas a las que actualmente hay en las tiendas físicas y online. Así que, ¿cómo convencemos a las empresas para que hagan mejores disfraces? El dinero habla: Fortune informó de que los adultos en Estados Unidos gastan unos 1.200 millones de dólares al año en disfraces de Halloween. Nuestras carteras dicen mucho de nuestros valores y si las mujeres se niegan a comprar disfraces provocativos, las finanzas de los comerciantes sufrirán… y tomarán nota. Sarah Seltzer de The New York Times tiene una opinión similar: “Deberíamos recibir la fiesta como una oportunidad para jugar con nuestras identidades (…) pero no deberíamos alentar a las empresas de disfraces que ofrecen propuestas de talla única sobre el aspecto que debe tener la diversión de Halloween”.

Segundo, las mujeres pudientes e icónicas pueden representar su confianza en sí misma y su creatividad de formas elegantes. Como mujeres, si queremos que las demás personas nos respeten, debemos respetarnos a nosotras mismas. Somos mucho más que la suma de nuestras medidas. También somos mucho más que “Batgirl sexy” o “Seductora de Transilvania” (sí, he visto estas opciones durante mis compras). Las curvas de una mujer son hermosas y su encanto es digno de celebración. Pero no está para ser explotado.

Por supuesto, hay muchas mujeres que no están de acuerdo conmigo. No estoy diciendo que las mujeres que visten disfraces sexis se equivoquen por querer sentirse atractivas ni que estén provocando que las acosen. En absoluto. Lo que digo es que nos limitamos y minusvaloramos cuando le seguimos el juego al retrato unidimensional de los medios sobre el aspecto que tiene una mujer atractiva y sobre cómo debería vestirse para serlo. También tenemos el privilegio de poder ejemplificar un estilo de disfraces más modesto y genuino para las más jóvenes a nuestro alrededor. Por desgracia, este modo de vestir hipersexualizado se está filtrando en los disfraces para edades cada vez menores, como cualquier madre de niña puede atestiguar. Establecer un ejemplo mejor es una de las maneras en que podemos evitar que esto siga sucediendo. En lo que a mí respecta, este año encargaré un disfraz de cuello cerrado de Hermione. (Y si hay una versión sexi, no quiero saberlo). Sea cual sea vuestra opinión, recordad vuestra dignidad y recordad a vuestras adolescentes y a vosotras mismas la longevidad de las fotografías en los medios sociales. Nadie quiere tener que explicar en un futuro empleo por qué te pareció que “Tortuga Ninja Coqueta” era una sabia inversión.

Tags:
halloween
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.