¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Qué significa ser esposos?

Comparte

La sacramentalidad del matrimonio

“Por eso deja el hombre a su padre y a su madre, se une a su mujer y se hacen una sola carne…”

Ser esposos va mucho más allá de ser simplemente pareja, es lo que identifica realmente el modo como un hombre y una mujer son ante el mundo y delante de Dios.

Cada sacramento otorga una gracia pero además exige un ministerio. Dicho ministerio, que es un  servicio que se deriva del mismo sacramento, exige a cada uno vivir según lo que ha recibido.

El matrimonio otorga un ministerio a los esposos que podríamos llamar el “ministerio de la esponsalidad”, que no es otra cosa que vivir de una manera particular, siendo uno solo los dos, en su forma de ser santificando la familia y dando testimonio a las otras familias de lo que significa este regalo.

Al ser casados sacramentalmente, se debe vivir como casados sacramentales, lo que implica una oración hecha como una sola carne -los dos-, una vida de culto a Dios como una sola carne -los dos-, un apostolado eclesial como una sola carne -los dos, una vida sacramental como una sola carne-los dos -, puesto que ya son una sola realidad.

Desconocer este don de Dios y esta exigencia sacramental conlleva la pérdida de identidad de lo que se es, testigos de Cristo y del Evangelio, y por lo tanto un empobrecimiento de la vida de la Iglesia y de la propia familia.

Al entender que se es esposo (a), y no simplemente una pareja que se une por instinto de conservación o de emociones,  los cónyuges comprenden su unión sacramental como una vocación a la santificación mutua para la alabanza del Señor.

Creo que para ser pareja no se necesita aprender mucho pues la naturaleza misma de la relación hace que ambos vayan dando lo que su propio modo de ser masculino o femenino les impulsa.

Por el contrario, ser esposos es algo que solamente Cristo puede enseñar y que él enseña por medio de la Iglesia, que ha establecido una formación especifica para ayudar a triunfar en la vida matrimonial.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo