Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Si perdono siempre, ¿no me expondré a que me tomen por tonto?

WAYHOME

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/09/17

El fruto más grande del perdón es la liberación. Cuando perdono, el corazón se abre y se hace más capaz de amar

Aunque quisiera perdonar muchas veces me parece imposible hacerlo. Soy muy delicado y cuando me han herido, me protejo para no exponerme a una segunda vez.

A veces, el dolor que he recibido del otro es tan grande, me duele tanto, sufro tanto, que sencillamente me veo incapaz de perdonar. Y por eso decido lo que es perdonable y lo que no lo es.

Otras veces no soy capaz de perdonar al que me ha traicionado cuando confié en él. Estoy decepcionado por que debía protegerme y no lo hizo. Yo esperaba más, y no me lo dio. Es mi dolor el que mide la ofensa.

De las personas que me han herido tiendo a alejarme. No quiero volver a sufrir. Pero no puedo alejarme de los que viven conmigo, en casa, en el trabajo. Y hay heridas y ofensas que se repiten una y otra vez. Heridas en el matrimonio, o en el trabajo, o con un hijo, o con mis padres, que son diarias, continuas. No puedo escaparme.

El único camino es el perdón. Sólo el perdón sana el corazón y lo ensancha. Creo que el fruto más grande del perdón es la liberación. Cuando perdono, el corazón se abre y se hace más capaz de amar. Se desbloquea.

¿Cuántas veces tengo que perdonar? Jesús me pide que aprenda su camino del perdón. Un perdón que se da siempre, una y mil veces. Un perdón que no va seguido de un te lo dije, ni de un no lo vuelvas a hacer más. Un perdón que quiere ir acompañado de la gracia del olvido. Para poder volver a empezar.

Así perdonó Jesús al pasar entre los hombres. No exigía el cambio para perdonar: Los perdona sin la seguridad de que responderán cambiando su conducta. Actúa como profeta de la misericordia de Dios. Es amigo de los pecadores antes de verlos convertidos. Dios es así. No espera a que sus hijos e hijas cambien. Es Él quien comienza ofreciendo su perdón. Este perdón que ofrece Jesús no tiene condiciones. Su actuación terapéutica no sigue los caminos de la ley [1].

El padre del hijo pródigo simplemente lo abraza y le da una fiesta. Me gustaría ser así con el que me ofende. Pero no lo consigo tantas veces. Sólo sé que en Dios todo es gratuidad.

Pero en mí los límites se me hacen muy evidentes. No quiero perdonar siempre. Porque sé muy bien que perdonar setenta veces siete significa perdonar al mismo que me ofende y por lo mismo que ya me hizo antes, un número infinito de veces. Y eso me parece imposible.

¡Qué ideal más alto y qué difícil! Perdonar a la misma persona por el mismo dolor que una y otra vez recibo. ¿Acaso no es así Dios conmigo? Sí, Dios sí lo es. Pero yo no. Miro mi propia vida y pienso que si perdono siempre así, al final pecaré de tonto. Me excedo y me acabarán humillando. Se aprovecharán de mí.

Si perdono siempre, ¿no me expondré a que abusen de mí? Si siempre acepto de nuevo las disculpas, ¿no estaré mostrando mi debilidad? Verán en mí alguien a quien se puede ofender una y otra vez sin consecuencias negativas. Todo lo acepta.

No lo sé. Esa humillación me cuesta. Mi orgullo me dice que el perdón tiene un límite. Más allá del mismo corro el riesgo de ser despreciado. El deseo de venganza surge muy dentro. El orgullo se mantiene firme. El desprecio es mi respuesta a la ofensa recibida.

¿Cómo puedo estar dispuesto a poner la otra mejilla cuando soy golpeado? Imposible. Mi corazón se rebela. No quiero perdonar siempre al que me hace daño. No quiero que piense que su mal va a permanecer impune. No me parece justo. ¿Dónde queda la justicia de Dios?

Pero hoy repito en el salmo: El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. Ese es el Dios que me mira. Ese es Jesús que perdona desde la cruz lo imperdonable.

Me parece imposible perdonar siempre. Comenta el Padre Pío: Pedir perdón es de hombres inteligentes, pero perdonar es de almas humildes. Sólo quien perdona sabe amar. Sólo si perdono sé amar.

El perdón es una gracia, un don que puedo dar, un milagro que pido con humildad una y otra vez. Es algo que sucede en mi alma y que logra que el rencor desaparezca. No me parece tan fácil. Cuando vivo el perdón logro no sentir lo mismo al recordar la ofensa. Es como si lentamente la rabia se disipara. Es un pequeño milagro.

[1] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

Tags:
perdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.