Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 26 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconViajes
line break icon

¿Cómo es posible que el Cenáculo y la Tumba del Rey David estén en el mismo edificio?

Wikimedia | CC

Daniel R. Esparza - publicado el 18/09/17

Con una altura de dos pisos, esta construcción situada en la cima del monte Sion es uno de los lugares más enigmáticos de Jerusalén. El asunto de los trabajos arqueológicos.

El edificio se encuentra justo fuera de los muros de la ciudad vieja, en el lado sur de Jerusalén. Este tradicionalmente llamado “Cenáculo” –del latín coenaculum, cenador o “lugar donde se cena”–, ha sufrido a lo largo de diferentes épocas numerosos daños, naturales o infligidos por el hombre, ya fuera en tiempos del Segundo Templo, del Imperio Otomano, en la época bizantina o en la Edad Media. El edificio ha sido, a lo largo del tiempo, tanto una iglesia como una sinagoga y una mezquita.

Este edificio tiene una doble historia que corresponde a los dos pisos. Basándonos en la tradición –al menos desde inicios de la Edad Media–, el piso inferior albergó la tumba del rey David, mientras que el piso superior habría sido el lugar donde tuvo lugar la Última Cena, la última comida que Jesús compartió con sus discípulos. Sorprendentemente, estas dos afirmaciones no han sido realmente estudiadas por arqueólogos hasta un periodo reciente.

En un artículo publicado en la Biblical Archaeology Review, David Christian Clausen, profesor asociado del departamento de Estudios Religiosos en la Universidad de Carolina del Norte, ha estudiado los elementos tangibles sobre los que se apoyan las dos afirmaciones.

A falta de las investigaciones arqueológicas, el sitio solo ha sido objeto de trabajos de construcción o renovación, por lo que la tradición sigue siendo la única fuente que sostiene estas afirmaciones. Sin embargo, la tradición tiene fallas, por supuesto, y por desgracia parece difícil validar por ahora el supuesto doble propósito de esta construcción.

Así, los textos bíblicos sitúan la tumba de David en la ciudad de David, una localidad cercana al valle de Cedrón. La ubicación de la tumba del rey David en el monte Sion se remonta a la tradición medieval y no tiene sus raíces en las Escrituras. Además, es muy posible que la colina que ahora se llama monte Sion no sea el Sion de la Biblia.

El caso de la Última Cena es aún más complejo, porque los Evangelios no mencionan la ubicación del lugar donde se celebró. Las fuentes, que identifican este edificio como el lugar donde Jesús cenó por última vez con los apóstoles antes de su Pasión, datan del siglo IV. Además, se dice que el Cenáculo fue, por así decirlo, el primer lugar de culto para los cristianos que vivían en Jerusalén.

De hecho, la basílica bizantina, Hagia Sion, fue construida cerca del Cenáculo en 379 y demolida en 1009. Pero ¿fue para honrar la ubicación de esta “cámara alta”? ¿El Cenáculo estaba, como dice la leyenda, integrado en la basílica? Una vez más, faltan pruebas arqueológicas.

Tags:
arqueologiatierra santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.