Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 21 febrero |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Llegada de los hijos: superar la nueva etapa del matrimonio

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
matrimonio familia hijos

Halfpoint | Shutterstock

María Verónica Degwitz - publicado el 13/07/17 - actualizado el 11/10/23

Cada etapa conlleva sus propios gozos y retos que, afrontándolos como matrimonio, lejos de menguar el amor de pareja, lo elevan y fortalecen

Formar una familia es una de las más grandes ilusiones de los recién casados. Sin embargo, a pesar de que este es uno de los momentos más especiales para el matrimonio, la etapa de crianza de los hijos lleva consigo muchos retos importantes y puede suceder que los cónyuges sientan que, en vez de unirse, cada vez es más difícil eliminar la distancia que sienten entre ellos.

Hay muchos factores que llevan a esta crisis: el cansancio que supone la crianza de hijos pequeños, la poca atención exclusiva entre los esposos, disponer de poco tiempo para conversar o un desajuste en la distribución de roles dentro de la familia. Todas estas situaciones son causa de discusiones y enfrentamientos que pueden llevar incluso a un rompimiento de la pareja.

Si conocemos los retos a los que nos enfrentamos es mucho más fácil superarlos con éxito, y como el amor matrimonial es algo que siempre debemos trabajar, aquí van algunos tips para ayudar a hacer más llevaderos esos tiempos difíciles.

1Cuida el tiempo de descanso

Se sabe que con bebés o niños pequeños no hay mucha posibilidad de descansar. Sin embargo, es vital cuidar que ambos tengan tiempo de descanso y que se ayuden a cuidar este tiempo. Las personas cansadas o agotadas son más propensas a irritarse con facilidad y, normalmente, quien se encuentra a su lado se convierte en el blanco de esa irritabilidad. Así que, más allá del trabajo de la casa, la crianza o el trabajo profesional, es muy importante que se cuide mutuamente ese tiempo de descanso que va a permitir que veamos las cosas con más calma y claridad.

2Mantén a tu pareja como prioridad

Uno de los errores que más se comete en esta etapa es poner toda nuestra atención en los niños y olvidar al cónyuge. Es natural que nuestro foco de atención cambie porque tenemos el instinto de proteger a quien más nos necesita. Sin embargo, es por esta misma razón que debemos intencionalmente poner el foco también en la pareja.

El amor de padres es mucho más natural e instintivo, mientras que el amor de pareja requiere de mucho más esfuerzo y trabajo, así que, en este embelesamiento que tenemos ambos por nuestros pequeños, no podemos olvidar que la pareja también merece nuestra atención, tiempo y cariño.

3Acuerden una repartición justa

Ya sea en el mantenimiento del hogar, en el aporte económico o en la crianza de los hijos, debemos aprender a reconocer que ambos somos igualmente responsables de nuestra familia. Una repartición justa de los roles y de las labores domésticas, siempre ajustándose a la realidad de cada familia, ayuda a que no existan sentimientos de culpa o victimismos que tanto daño hacen en la relación de pareja.

4Aprendan a comunicarse

Es importante establecer métodos de comunicación efectivos que nos permitan enfrentar nuestros problemas de una manera madura y respetuosa, y buscar soluciones ajustadas a la realidad.

Los gritos, insultos y otros descalificativos solo sirven para desahogarnos y no construyen relaciones sólidas. En Amoris Laetitia el Papa Francisco dice que:

«El diálogo es una forma privilegiada e indispensable de vivir, expresar y madurar el amor en la vida matrimonial y familiar. Pero supone un largo y esforzado aprendizaje» (136)

Recordemos que la familia es escuela de amor y la forma en que nos tratemos como familia incide en el desarrollo afectivo de nuestros hijos.

5Defiende el tiempo a solas

Cuando nacen los hijos parece que nos olvidamos de la necesidad de pasar tiempo juntos a solas para reconectarnos: ya sea por miedo a dejar a los niños con otras personas, o porque estamos cansados. Es vital recuperar las citas, salidas, bailes o cualquier otra actividad que permita unirse nuevamente y concentrarse en el otro, además de recuperar el romance.

El tiempo a solas se debe defender a capa y espada, porque es la gasolina que mantiene andando el motor de la vida matrimonial.

Reajustes en el matrimonio

Sabemos que el reajuste de los hijos cambia mucho las dinámicas familiares y que, aunque traen una felicidad inmensa, a veces es difícil adaptarse a las nuevas rutinas que ellos traen. Lo más importante es reconocer que la estabilidad de nuestra vida de pareja es parte importante del crecimiento y desarrollo de nuestros hijos, y que tenemos la responsabilidad de poner todo nuestro esfuerzo en acrecentar cada día más ese amor.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
hijosmatrimoniopareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.