Aleteia

Dios mío, no debo temer nada más que el pecado. Pues perderte, mi Dios, es perderlo todo.

Comparte

San Alfonso María de Ligorio

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.