Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Simone Biles, una gimnasta "sin miedo a volar"

Ben STANSALL / AFP

RIO de JANEIRO, BRAZIL: US gymnast Simone Biles practices her floor exercizes during a training session at the Olympic Arena, August 4, 2016. Ben STANSALL ***** "Things can fall apart, or threaten to, for many reasons, and then there's got to be a leap of faith. Ultimately, when you're at the edge, you have to go forward or backward; if you go forward, you have to jump together." Yo-Yo Ma, Cellist

Ediciones Palabra - publicado el 18/05/17

Cómo una pequeña que pasó por casas de acogida llegaría a portar la bandera americana en el desfile de cierre de los Juegos Olímpicos de 2016

“Si Dios te está haciendo esperar, prepárate para recibir más de lo que has pedido”: este es el mensaje que Simone Biles tiene fijo en su cuenta de Twitter y que refleja la gratitud que la joven gimnasta quiere compartir con el mundo.

Esta campeona del mundo de gimnasia artística se ha hecho con el podio en distintas disciplinas más de tres años consecutivos, además de conseguir cuatro medallas de oro en las últimas Olimpiadas en Río de Janeiro.

Dicho así nadie podría suponer que, detrás de tanta excelencia, Simone Biles tuvo un comienzo más que difícil, no solo en el deporte, sino en la vida.

Cuando apenas contaba con tres años de edad, los servicios sociales consideraron que la madre de Biles no estaba en disposición de cuidar de sus hijos debido a su consumo de drogas.

Fue en ese momento cuando el abuelo de Simone y la mujer de este, tuvieron que tomar la decisión de hacerse cargo de los pequeños. “Supo que era Dios el que le pedía que nos abriera su corazón”, describe Biles sobre la señal que recibió la que ahora es su madre en ese momento de indecisión.

A pesar de esos comienzos difíciles, la joven gimnasta creció en el seno de una familia religiosa en la que sabían que Dios estaba detrás de los momentos de celebración, así como les acompañaba en los más duros. La oración y las canciones se convirtieron en amuletos que ayudaban a Simone, y a su hermana pequeña Adria,a sobrellevar desde niñas situaciones que no llegaban a comprender, como la pérdida de su abuela.

Aquí estoy, Señor era la canción que pedían a su madre que les pusiera en el iTunes antes de irse a dormir: “aunque la abuela estuviera en el cielo, cantar esa canción siempre nos hacía sentir más cerca de ella».

Biles estuvo hecha para la gimnasia artística desde el momento en el que sus ojos se posaron sobre una cama elástica. Desde el principio destacó en este deporte de competición que le resultaba fácil y divertido. Sin embargo, esa habilidad natural no siempre fue suficiente, por lo que la joven americana conoció pronto el verdadero significado del esfuerzo y del sacrificio.

4 juin 2016, à Hartford (Connecticut). Simone Biles s'échauffe pour une compétition. © Meyer/Getty Images/AFP

Una vez comenzaron los ejercicios de barras, el potro y los saltos mortales, Simone solía arrodillarse cada domingo en misa para pedir por su familia y sus compañeras de gimnasia, en primer lugar; “entonces, visualizaba mi entrada en el equipo nacional, me lo imaginaba como si fuera una película. Esa era mi oración y tenía fe en que Dios estaba conmigo.”

Tanto en los momentos de triunfo como en aquellos en los que pensaba que jamás llegaría a cumplir sus sueños como deportista, Simone siempre ha estado convencida de que Dios le ha concedido este don para la gimnasia artística.

10 juillet 2016, à San José (Californie). Simone Biles passe l'épreuve de la gymnastique au sol. © Ezra Shaw/Getty Images/AFP

Echando la vista atrás alberga la certeza de que, incluso si su vida no se hubiese desarrollado de la forma en que lo ha hecho, Dios habría encontrado la manera de guiarla hasta este mundo en el que, una pequeña que había pasado por casas de acogida, llegaría a portar la bandera americana en el desfile de cierre de los Juegos Olímpicos de 2016.

Él no solo me había dado mi pasión por la gimnasia sino también el valor para volar sobre el suelo del estadio”, relata Simone Biles en el libro Sin miedo a volar, una biografía con la que repasa su vida mientras crece en casa y en los estadios como joven y como atleta.

Para comprar el libro, hacer click aquí:

Ediciones Palabra

Por Ana Cemborain Pérez

Tags:
deportefesuperacióntestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.