Aleteia

Qué hacer cuando tu hijo tiene amigos problemáticos

Ania Boniecka | Stocksy United
Comparte
Comenta

El doctor Gregory Popcak da 3 consejos para ayudar a los niños a ser ellos mismos frente a una mala influencia.

Tu hija llega a casa de la escuela con una palabra nueva que le ha enseñado su amigo. Las compañeras de tu hija le están enseñando a ser un poco más descarada de lo que te gustaría. O tal vez a tu hijo lo pillaron copiando en un examen con su amigo, aunque sabes bien que le has enseñado lo mal que está eso.

Como bien saben los padres, porque todos pasaron por su propia infancia, la influencia de los amigos de los hijos es muy poderosa, en especial cuando son pequeños (ya desde los 3 y los 4 años) y todavía están aprendiendo.

La regañina en el calor del momento y los castigos quizás puedan limitar el tiempo con esos amigos y establecer algunas restricciones, pero puede que sea más un parche que una verdadera solución. Nuestros hijos imitarán los comportamientos de los que están más cerca de ellos. Sin embargo, si como padres tenemos una conexión buena y sólida con ellos, entonces la influencia de sus compañeros no será tanta.

Por ello, preguntamos al doctor Gregory Popcak, director del Pastoral Solutions Institute , autor de la guía de educación para padres Discovering God Together , para que nos aconsejara sobre cómo ayudar a nuestros hijos cuando sus amigos son malas influencias y cómo ayudarles a ser unos líderes más influyentes en sus grupos de amigos.

Paso 1: Planifica tiempo familiar de calidad

Los problemas empiezan cuando la escuela, los deportes y los recados nos tienen demasiado ocupados y nos impiden pasar tiempo con la familia. El doctor Popcak sugiere que los padres “se aseguren de encontrar tiempo diaria y semanalmente para conectar con sus hijos, trabajando juntos, jugando juntos, conversando juntos y rezando juntos”. El doctor dice que los momentos en familia tienen que tener una prioridad máxima en el calendario si queremos tener una influencia significativa en el comportamiento de nuestros hijos.

Paso 2: Enseña a tus hijos cómo manejar situaciones difíciles con sus colegas antes que surja un problema

Si descubrimos que nuestros hijos se enfrentan a una situación difícil y no podemos sacarlos de ella, el doctor Popcak recomienda presentar un cambio de roles en las conversaciones. “Pregunten a su hijo: ‘¿Qué te gustaría que sucediera en esa situación?’. Entonces los padres pueden desempeñar el papel del amigo y enseñar al hijo a desenvolverse para conseguir el resultado que quieren”.

El doctor Popcak también recomienda asegurarnos de que dejamos claro a los niños cuando tienen que recurrir a la ayuda de un adulto. Cuando educamos a nuestros hijos y les damos un buen consejo para un problema antes de que surja, nos convertimos en los expertos a los que nuestros hijos quieren recurrir en tiempos difíciles.

Paso 3: Que en casa estén a gusto hijos y amigos

Durante los primeros años de la infancia, los padres tienen bastante influencia y control sobre con quién pasan tiempo sus hijos. Después de todo, los niños de dos años no pueden organizar su propio calendario social. Pero a medida que crecen, necesitan libertad para crear su propio grupo de amigos.

El doctor Popcak afirma que, cuando nuestros hijos lleguen a una cierta edad, hay un factor que supone una gran diferencia en los tipos de amigos que escogen. Y aconseja: “Convertid vuestra casa en la casa donde los amigos de tus hijos quieren pasar el rato. No te conviertas en el padre que les compra la primera cerveza, claro, pero el padre que tiene los juegos a los que les gusta jugar y la comida que les gusta”.


Lee más: ¿Es conveniente elegir los amigos de mis hijos?


El doctor Popcak recomienda buscar con la práctica ser adultos influyentes para los amigos de nuestros hijos, ya que los niños aprenden los hábitos de los colegas de su edad. “Cuando tu hijos ven que sus amigos os respetan, eso hace que sea más probable que os vean como una persona a la que pueden recurrir para buscar consejo sobre cómo afrontar situaciones sociales comprometidas”.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
educaciónfamiliahijospadres
Newsletter
Recibe Aleteia cada día