Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Por qué debemos nuestras siete notas musicales a Juan el Bautista

Ivanhoe CC via Wikipedia
Comparte

Guido D’Arezzo, el inventor de la moderna notación musical, llamó a las notas con un acróstico tomado de un himno a este santo

Tal vez siempre pensaste que los nombres de las notas musicales las inventó Maria von Trapp (La novicia rebelde, Sonrisas y lágrimas), componiendo canciones para entretener a sus futuros hijastros mientras iban en sus bicicletas por el campo austríaco. Pero el verdadero origen es mucho más antiguo.

La notación musical moderna nació alrededor de 1025 en Pomposa, en la costa adriática de Ferrara en Italia, cuando el monje benedictino y teórico de la música Guido de Arezzo, se dio cuenta de que sus compañeros monjes tenían dificultades para recordar las melodías que se suponía que cantan mientras rezan la liturgia.

El sistema de Arezzo (el mismo que usamos hoy en día, que consiste básicamente en una plantilla de cinco líneas, cuatro espacios y siete notas en diferentes octavas), sustituía la notación neumática, que consistía en una serie de indicaciones respecto a los patrones de tono y ritmo que permitiría al cantante seguir los cambios necesarios en la articulación, la duración o el tiempo relacionados con sus propias capacidades de respiración.

De hecho, la palabra neumática deriva tanto del pneuma griego, que significa “aliento”, como de neuma, que significa “señal”. En los primeros días de la Iglesia, por ejemplo, esta notación neumática se utilizaba para anotar las inflexiones “casi-melódicas” de la recitación de las Escrituras.

El Micrologus (su tratado musical, que se convirtió en el segundo texto sobre música más ampliamente distribuido en la Edad Media) de Guido D’Arezzo incluía lo que hoy conocemos como las notas musicales, establecía el uso (y los nombres) de nuestras siete notas musicales: ut – re – mi – fa – sol – la – si (fue Giovanni Battista Doni quien cambiaría ut por do más adelante, en el siglo XVIII).

D’Arezzo bautizó los nombres de las primeras seis notas tomando el acróstico de las primeras seis medias líneas de este himno dedicado a San Juan Bautista:

Ut queant laxis
Resonare fibris
Mira gestorum
Famuli tuorum
Solve polluti
Labii reatum

(Para que puedan / exaltar a pleno pulmón / las maravillas / estos siervos tuyos / perdona la falta / de nuestros labios impuros)

La séptima nota, SI, se formó usando las iniciales de San Juan, “Sancte Ioannes” en latín. Se añadió un poco más adelante, con el fin de completar la escala diatónica.

Si desea escuchar la Ut Quéant Laxis, no te pierdas el video que viene a continuación:

https://www.youtube.com/watch?v=nK0CE5dIxCc

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.