Aleteia

El milagro que llevó la casa entera de la Virgen María desde Nazaret a Loreto

Creative Commons
Comparte
Comenta

El fenómeno jamás pudo ser explicado por los científicos que lo han estudiado

Nuestra Señora de Loreto es una devoción mariana que surgió a partir del relato del milagroso traslado de la casa en que vivió la Virgen María en Nazaret.

Casita pequeña hecha de piedras, se había convertido en una reliquia protegida por los católicos en Tierra Santa. Bajo ese techo, a fin de cuentas, “el ángel del Señor había anunciado a María y ella había concebido por obra del Espíritu Santo”. Según algunas tradiciones, también habría vivido allí la Sagrada Familia.

Siglos después, en 1291, época de gran expansión islámica y antes de la llegada de los cruzados a Nazaret, la casa de la Sagrada Familia desapareció inexplicablemente e, igual de inexplicablemente, apareció en la ciudad de Tersatz, en la antigua Dalmacia, región de los Balcanes que hoy corresponde a los territorios de Croacia, Bósnia Herzegovina y Montenegro.

El sacerdote local, que estaba muy enfermo y quedó sanado por un milagro, fue agraciado con una visión de la Virgen en la que ella misma afirmaba: “Esta es la casa donde Jesús fue concebido por el poder del Espíritu Santo y donde la Sagrada Familia vivió en Nazaret“.

La casa de la Sagrada Familia fue transportada entera, de Nazaret a Tersatz, sin ser demolida.

El pueblo comenzó a hacer peregrinaciones y a obtener gracias y milagros. El gobernador local, aún impresionado con el hecho, envió a cuatro estudiosos a Tierra Santa para confirmar si aquella era la verdadera casa de Nuestra Señora.

En Nazaret, los enviados sólo encontraron los cimientos de la casa y el espanto de los nazarenos por su desaparición. Los cimientos tenían las mismas medidas que los que habían aparecido en Tersatz, y se conservan aún hoy en la Basílica de la Anunciación, en Nazaret.

En cuanto a la casa que apareció en Tersatz, estaba intacta y sin signos de haber sido desmontada y reconstruida.

Después de poco más de tres años, ocurrió un nuevo milagro: el 10 de diciembre de 1294, la casa de la Virgen María fue elevada sobre el mar Mediterráneo y llevada a los bosques de Loreto, en Recanati, Italia.

Los fieles se acordaron entonces de una profecía de san Francisco de Asís: “Loreto será uno de los lugares más sagrados del mundo. Allí será construida una Basílica en honor a Nuestra Señora de Loreto“. De hecho, la basílica erguida alrededor de la casa se convirtió en uno de los mayores santuarios de Europa.

A petición de la Iglesia, se han realizado varios estudios por ingenieros, arquitectos, físicos, historiadores y expertos, que, cuanto más analizan el caso, más comprueban el carácter inexplicable del surgimiento de esa casa:

1. Se yergue del suelo sin ninguna base de sustentación y es posible pasar una barra de hierro por debajo de ella sin ningún impedimento.

2. Las piedras de la construcción no existen en Italia: solamente en la región de Nazaret, en Tierra Santa.

3. Su puerta es de cedro, madera que tampoco existe en Italia, sino que se encuentra en Palestina.

4. Las piedras de las paredes fueron levantadas con una especie de cemento hecho de sulfato de calcio y polvo de carbón, mezcla usada en la Palestina de los tiempos de Jesús, pero desconocida en Italia cuando la casa surgió en Loreto. No hay restos posteriores de argamasa que sugieran una reconstrucción medieval.

5. Las medidas de la casa corresponden perfectamente a las de la base que permaneció en Nazaret.

6. La casa, pequeña y sencilla, sigue el estilo nazareno de la época de Jesús.

El fenómeno de la aparición de la casa de Nuestra Señora en Loreto nunca ha sido explicado por los científicos que la han estudiado. No es casualidad que la Virgen de Loreto sea la patrona de la aviación, en recuerdo del milagroso traslado.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día