Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabes lo que quieres? Estas preguntas te ayudarán a comprobarlo

GaudiLab/Shutterstock
Comparte

La capacidad de sorprenderse, de cuestionar la situación y el deseo de comprender, son los elementos esenciales del proceso creativo

Se dice que la curiosidad es el primer paso al infierno, sin embargo ella hace que nos desarrollemos, descubramos el mundo y expandamos el horizonte. Piensa en los niños: ellos no aceptan el mundo tal como es. Se hacen preguntas, tratan de entender, quieren saber. Cuando paso el tiempo con los niños, me sorprende su curiosidad y su necesidad de indagar. Ellos no se paran a pensar si es correcto hacerlo o si van a hacer el ridículo cuando hagan la pregunta. Por el contrario, es difícil negar la confianza con la que hacen las preguntas.

Muchas personas pierden esta capacidad. Con la edad, se dejan sorprender cada vez menos. Menos cosas ponen en duda. Se comportan como si todo estuviera claro y nada les fuera sorprender. Como si “hubieran leído el libro de la verdad hasta el final” (autor desconocido). ¿Y qué pasa contigo?

Piensa por un momento – ¿cuántas veces últimamente te ha sorprendido algo o te ha encantado? ¿Con qué frecuencia se despierta en ti la curiosidad de un niño?

La capacidad de ser sorprendido, de cuestionar la situación y el deseo de comprender, son los elementos esenciales del proceso creativo. Si deseas un enfoque creativo para la vida, entonces necesitas volver a despertar la curiosidad de un niño pequeño y de hacer preguntas. Cuestionar lo que te parece evidente.

Por ejemplo, si vas a cambiar de trabajo, enumera las cosas que te importan, y luego da un paso más y pregúntate:

  • ¿Por qué me importa?
  • ¿Qué puedo sacrificar por ello?
  • ¿Por qué tiene tanto valor para mí?
  • ¿Es realmente importante para mí?

Haz lo mismo cuando busques tu otra mitad. Recuerdo una conversación con una amiga single, que enumeró toda la lista de expectativas que buscaba en su futuro esposo (guapo, atlético, le gusta el sushi, esquía, no tiene deudas, tiene un buen sueldo, es masculino, cariñoso, etc.). Piensa en lo que buscas en la otra persona, y luego responde con honestidad a la pregunta de si estas características son muy importantes para ti y por qué. A lo mejor descubres que puedes prescindir de algunas.

No importa en lo que estés pensando (si es en cambiar de trabajo, buscar un candidato a esposo / esposa, en trasladarte a otra ciudad, irte de vacaciones), vale la pena que te hagas preguntas. Gracias a ellas elegirás mejor. No tengas miedo de cuestionar tus supuestos. Descubrir lo que no quieres es tan bueno como darte cuenta de lo que realmente deseas.

Voy a compartir contigo mi estrategia, que me ayuda a ver si realmente quiero ese algo.

Paso 1. Nombra lo que quieres hacer (p.ej.: cambiar de trabajo, ser más asertiva).

Paso 2. ¿Por qué es importante para ti? – enumera tosas las razones por las que lo quieres.

Paso 3. Observa cada razón de la lista creada y pregúntate cómo de importante es cada una de ellas. Utiliza una escala de 1 a 10, donde el 1 significa poco importante y el 10 – muy importante.

Paso 4. Piensa y escribe, qué pasará si no haces los que nombraste en el paso número 1.

Paso 5. Piensa cuánto sacrificio te exigirá la realización de los deseos descritos en el paso número 1. ¿Estás preparado para ello? ¿Las razones enumeradas en el paso 2 y evaluadas en el paso 3 te proporcionan suficiente motivación para sacrificar lo que haga falta?

Cuando superes la ruta de cinco pasos y respondas a estas preguntas, verás claramente lo que buscas y a lo que tendrás que hacer frente. Además, darte cuenta de las razones por las que deseas hacer cambios, aumentará tu motivación. Y esto te ayudará a ponerte en acción.

También es bueno utilizar esta estrategia cuando alguien viene a pedirte un consejo. En lugar de decir lo que tú harías, haz las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué esto te importa?
  • ¿Qué es lo que eres capaz sacrificar por ello?
  • ¿Por qué esto tiene tanto valor para ti?
  • ¿Es realmente importante para ti?
  • ¿Qué pasará cuando no lo consigas?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.