Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Twin Peaks, o cuando aprendimos a esperar

Luis Reguero - publicado el 03/12/16

Un clásico de David Lynch que no pasa de moda

Antes de nada, la vida se detuvo en la onírica Twin Peaks. Se criogenizó allí en seco, junto al muelle de la serrería, donde apareció envuelta y plastificada al vacío la belleza, la juventud, el cuerpo lívido y momificado de Laura Palmer.

Antes de todo, antes de los patos de Tony Soprano, del Baltimore marginal y corrupto de David Simon, del ascenso de Peggy Olson y la vida desdoblada del repeinado Don Draper, de la maldad ígnea de Cersei Lannister o la transformación del profesor Walter White, estaba ya el flequillo de David Lynch reinventando la ficción y arañando las paredes del abismo, rompiendo la tabla del lenguaje y la narrativa de la caja vacía de la tele, anticipando parte del cine que estaba incubando: Carretera perdida (1997), Mulholland Drive (2001), Inland Empire (2006)…

Cuando todavía no sabía muy bien que la vida iba en serio, que los veranos blancos arderían deprisa y que una biografía, a grandes rasgos, no es tan distinta de cualquier otra, cuando aún era todo analógico, el amor, el sexo, la amistad y los sueños, y nos faltaba bien poco para dejar atrás la patria de la infancia, la calle natal, el barrio de siempre, viajamos a Twin Peaks, viajamos a la periferia de un mapa de secretos y sospechas.

¿Quién no soñó alguna vez con los ojos cerrados y la boca hinchada de Laura Palmer? ¿Quién no tuvo alguna vez miedo y se enredó entre la telaraña de sábanas nuevas buscando un refugio, buscando alguna lógica para seguir viviendo?

Y aunque ya decía Blanchot que la espera ignora y destruye lo que espera, que la espera no espera a nadie, nosotros hemos aprendido a esperar, nos hemos convertido en expertos esperadores durante 25 años para terminar sabiendo que, en 2017, se producirá el estreno de la tercera temporada de esta serie que dejó una galería de grandes personajes danzando en nuestra memoria, unos personajes que se unen a los que hemos ido coleccionando en esta feria de las sorpresas y las vanidades de seguir vivo.

Pónganse hoy mismo una agradable tarea: refrescar los fascinantes métodos de investigación y la lumínica intuición del agente especial del FBI, Dale Cooper, sus sueños lynchianos y su gusto por el café y las tartas de cerezas; los encantos de Audrey Horne; la voz infantil de la secretaria Lucy Moran; los secretos de Josie Packard o todo lo que esconde Leland Palmer….

Pónganse hoy mismo a revisar esta serie, a contemplar cómo la cámara de David Lynch y Mark Frost se desliza sigilosamente y con la lentitud de un reptil por los animales disecados de las habitaciones, por los cables del teléfono en donde se oyen los gritos de Sarah Palmer, por los objetos que adornan las paredes del Gran Hotel del Norte…

Pónganse hoy mismo otra vez Twin Peaks de cero y dejen sonar la música como si el tiempo no hubiera pasado nunca, como si el tiempo no se hubiera estremecido y estuviésemos siempre de estreno, como si estuviésemos otra vez en secreto estrenando el mundo y sus volcanes.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.