Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La bailarina: El angustioso retrato de Loïe Fuller

Comparte

Una película interesante pero lúgubre, y que presenta un agónico maridaje entre la creación artística y el sufrimiento

Loie Fuller fue una bailarina autodidacta y productora norteamericana, que adquirió mucha fama en el París del cambio de siglo, en plena Belle Epoque. Su prestigio se debió a su habilidad con los efectos visuales, que combinados con el uso de tejidos flotantes y focos de colores, conseguía unos espectáculos únicos. Murió en 1928 en París a causa de una neumonía.

El estudioso y crítico de arte Giovanni Lista, publicó en 1995 una monografía sobre esta artista, Loïe Fuller. Bailarina de la Belle Epoque, en la que se ha basado el guión de Stéphanie Di Giusto, Sarah Thibau y Thomas Bidegain para este film dirigido por la primera.

La película es un biopic singular, muy psicológico, que nos ofrece un retrato inquietante de la protagonista, interpretada por la actriz y cantante francesa Stéphanie Sokolinski, conocida por Soko. El personaje es una mujer llena de pasión y fuerza de voluntad, pero aquejada de enfermedades y altibajos emocionales. A ello se añade una trama que nos recuerda mucho a Eva al desnudo, ya que la Fuller contrata a una joven bailarina, Gabrielle (Mélanie Thierry), que consigue llamar la atención de todos y hacer sombra a su mentora.

La película está rodada con una fotografía oscura, casi tenebrosa, a excepción de las escenas de bailes, llenas de contrates y cromatismo. Argumento y puesta en escena nos ofrecen un retrato del lado oscuro de aquella época, en las antípodas de la imagen que nos dio Baz Luhrmann en Moulin Rouge. Stephanie Di Gusto ha conseguido una película interesante pero lúgubre, y que presenta un agónico maridaje entre la creación artística y el sufrimiento. El resultado es una película para un público muy restringido.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.