Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Argentina: Judíos regalan a los católicos una canción por Brochero

Comparte

La música es puente de diálogo entre judíos y católicos en Córdoba

Un musical sobre la vida del Beato José Gabriel Brochero, canonizado el año 2016, cuenta con una canción de cierre muy especial: un regalo de la comunidad judía a la católica por la alegría de esta proclamación.

El rabino cordobés Marcelo Polakoff, quien participa habitualmente de distintas actividades de diálogo interreligioso, relató y presentó ante la radio cordobesa Cadena 3 una preciosa canción cuya música fue compuesta por el artista miembro de su comunidad Fernando Israilevich.

“Cuando la escuché le dije (a Israilevich), ‘Esto tiene que ser nuestro regalo de la comunidad judía al mundo católico’”. “Para nosotros es realmente muy emocionante”, confesó.

Israilevich, autor de la música original del musical Brochero, el santo argentino, acompañó la delegación de la Iglesia cordobesa para la canonización de Brochero, para poder ofrecer el regalo que recibió la comunidad católica cordobesa al mismo papa Francisco.

Se trata de Fons Vitae, la última canción del musical escrito y dirigido por Hernán Espinosa, del cual se pudieron escuchar algunas canciones como adelanto en la gran vigilia brocheriana que tuvo lugar en las vísperas de la canonización en la capital cordobesa.

El tema, cuya versión previa ya fue difundida, es interpretado por el cantante José Luis Bartolilla, y pertenece al género folclórico, música que emana de estas tierras que acogen algunos de los festivales más tradicionales de la Argentina como Cosquín.

Tras escucharse el sonido típico de la sierra cordobesa a orillas de algún río, acaso el Panaholma, unos instrumentos de viento y finalmente cuerdas, dan paso a la voz de Brochero que reza cantando en la hora de su muerte:

“Esta es mi hora final, ya lo es,

 tiempo de decir a adiós.

Que mi presencia fugaz, mi labor,

todo por lo que he luchado,

 haya servido a tu obra Señor,

se haya escuchado tu voz.

 

Bajo este cielo infinito y azul,

reflejado en las aguas del río,

fuente de vida amor y virtud,

 pierdo mi canto final.

 

 Hoy mi plegaria elevo hacia ti,

 cuando ya no esté entre los vivos,

 que tu palabra sea Canto Señor,

 en el murmullo del río”.

La música es puente de diálogo entre judíos y católicos en Córdoba. 

 

[Actualizado en 2018]

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.