Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconActualidad
line break icon

Warcraft: El origen – Hay vida más allá de Tolkien

Tonio L. Alarcón - publicado el 03/06/16

A partir de la popular franquicia de videojuegos, Duncan Jones ha construido una fantasía heroica vibrante y llena de fuerza

A pesar de lo mucho que se incide en sus similitudes sintagmáticas, en realidad, la relación narrativa entre cine y videojuegos es profundamente asimétrica. Porque, mientras estos últimos han asimilado muchas herramientas formales procedentes del medio fílmico, enriqueciendo así sus posibilidades expresivas, en cambio a la industria del largometraje, salvando cierto afán experimentador en determinados directores de blockbuster –pienso, a bote pronto, en los Hermanos Wachowski y en Paul W.S. Anderson–, no ha sabido incorporar con eficacia los tropos estilísticos videojueguiles, quizás por el convencimiento de que, con la interactividad fuera de la ecuación, no resultan igual de eficaces.

Siendo, seguramente, muy consciente de ello, a la hora de acercarse al universo Warcraft desde una perspectiva cinematográfica, Duncan Jones no ha pretendido –salvo algunas referencias muy puntuales, que sirven, sobre todo, de guiño para fans– reproducir la experiencia de juego de las creaciones de Blizzard Entertainment, sino que ha optado por utilizar sus mimbres argumentales para generar un relato propio, distintivo.

Lo que el director británico ofrece con Warcraft: El origen es una adaptación en el mejor de los sentidos, pues, en lugar de intentar reiterar en un medio distinto la narrativa de los videojuegos –algo que, como ya he apuntado antes, no suele funcionar–, lo que ha hecho es obviarla, y trabajar sobre ella como con cualquier otra expresión artística: llevándosela a su terreno, releyéndola y moldeándola para ofrecer su propia visión sobre la misma.

Y es que lo que Jones ha construido es una heroic fantasy energética y vibrante –que toma cierta distancia respecto a las adaptaciones de Tolkien firmadas por Peter Jackson, pero no se obceca en negar sus concomitancias–, en constante movimiento desde su primera secuencia, y que, precisamente por ello, define a sus protagonistas a través de sus acciones, sus gestos, sus miradas.

Desde la visión contemporánea del blockbuster, que tiende a ser sobreexplicativo y reiterativo, la economía narrativa de Warcraft: El origen resulta casi un atrevimiento, sobre todo porque continuamente da a entender que, alrededor de los personajes, existe un universo amplísimo del que apenas estamos atisbando una pequeña parte… Algo que, es justo reconocerlo, en determinados momentos del metraje juega en su contra –sobre todo, en sus primeros compases, en los que se plantea el conflicto entre humanos y orcos que se dirime a lo largo de la trama–, ya que, de no conocer previamente la franquicia de Blizzard, es fácil perderse en su densidad y su riqueza conceptual.

Cierto es que, como buen producto comercial, Warcraft: El origen ofrece intensísimas (y multitudinarias) escenas de batalla, en las que, ahí sí, Jones intenta reflejar con la máxima fidelidad posible los estilos distintivos de cada raza y clase –la agilidad y las armas de los humanos, la contundencia y la fuerza física de los orcos, las capacidades de los magos…–, pero no se puede negar que al director se le nota mucho más cómodo cuando puede dejar que la narración respire, y dedicarle tiempo a sus personajes, desarrollando, a través de ellos, ese sentido de la maravilla del que está tan impregnado el largometraje.

De ahí que lo más brillante del trabajo de animación CGI llevado a cabo por Industrial Light & Magic no esté en el detallismo en la piel y en los músculos de los orcos, sino en su expresividad, su capacidad para transmitir sentimientos –sobre todo en el caso de Durotan (Toby Kebbell), cuyo modelado, de hecho, está muy por encima del resto, que sufren por comparación–, porque eso es lo que les permite convertirse en personajes, y no en meros secundarios de lujo de la historia humana.

No obstante, hay que reconocer que, a pesar de su intención de equilibrar ambas líneas argumentales, Jones le dedica más tiempo a los habitantes originales de Azeroth… Claro que, desde una perspectiva narrativa, tiene toda la lógica del mundo, ya que son sobre todo Anduin Lothar (Travis Fimmel) y Khadgar (Ben Schnetzer) los que ejercen, al menos inicialmente, de guías para el espectador, pues nos ayudan a descubrir, a través de sus ojos, el mundo de Warcraft: El origen.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.