Aleteia

Joven víctima de acoso conmueve al papa Francisco

Comparte

La joven mexicana sufrió por tres años acoso escolar en los EE.UU. al igual que su hermano menor

El bullying es como una “agresión que esconde una profunda crueldad” como las guerras. Lo afirmó el papa Francisco durante la audiencia conclusiva dirigida a los participantes del IV congreso Internacional de Scholas Occurrentes, que se llevó a cabo el 29 de mayo en el Aula del Sínodo en la Ciudad del Vaticano.

Ariadna Lizette Nuñez, 18 años, que fue víctima de bullying, con su testimonio inspiró las sentidas palabras del Pontífice.

IMG_3240

El papa Francisco escuchó en silencio y con atención el testimonio de la chica que ante los presentes contó cómo fue discriminada en una escuela de Chicago.

Ella, hija de padres separados, se trasladó con su madre a EE.UU., donde llegaron para buscar nuevas oportunidades. Inmigrante, como lo fue la familia de papa Bergoglio.

Ante la plantea, ella revivió sollozando que al no saber inglés sufrió discriminación. “Uno de los comentarios que sí me dolió mucho era: Nunca vas a llegar a ser alguien, no eres nadie ni nunca lo serás”, dijo.


Leer también Papa Francisco: El bullying “esconde profunda crueldad”


Una vez, un chico le rompió en la cara una hoja que escribió en inglés con la historia de sus padres separados. “Me sentía orgullosa de poder expresar cómo me sentía, puse ese papel en mi banca y uno de mis compañeros la rompió en mi cara y creí que todos mis sentimientos se iban a la basura”.

Ataques verbales y físicos no la hicieron retroceder. El miedo estaba allí, pero ella quería seguir adelante. “Pensé que mi ser no pertenecía ahí… pero el tercer año pensé en quedarme… un padre me dijo: ‘Jesús sufrió tantos sufrimientos y sí Jesús pudo, entonces tu también puedes”, recordó.

De esa manera, indicó que aprendió a perdonar. “Porque la palabra perdonar es interna como externa y también poder levantar la cara y decir…sí se puede y lo hago con amor”.

El hermano menor de Nuñez, Francisco, también sufrió atropellos en la escuela y por eso dice valorar tanto su valor.

“El volver a vivir ese sufrimiento en familia me ha enseñado que la vida debe ser valorada y, como el Papa dice, hay que construir puentes, pero puentes de amor y de paz para ser una mejor sociedad”.

“La sonrisa que tengo nadie me la quita…. es una bendición poderle conocer, Santidad, es algo increíble”, concluyó Nuñez ante el aplauso de la asamblea.

El papa Francisco al final de la historia le saludó y la puso como ejemplo de valentía y amor cristiano. La joven ofreció su testimonio en el contexto de la campaña de la fundación Scholas contra el acoso escolar bajo la etiqueta de redes sociales #NosotrosSomosUnicos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.