¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Roma no se hizo en un día. Y no se planificó nunca, tampoco.

Comparte

La capital del imperio se desarrolló, en buena medida, por iniciativa privada

En el año 63 AC, Cicerón se quejaba airadamente de las notorias diferencias entre la cuidadosa planificación de las ciudades romanas en la Campania y las caóticas condiciones urbanas de Roma, entrampada entre pantanos y colinas.

Una serie de artículos publicados por The Guardian a propósito de los misterios encerrados no sólo en Roma sino en más de una decena de ciudades más reconstruye esta historia.

El templo de Júpiter, en la colina Capitolina
El templo de Júpiter, en la colina Capitolina

Si bien la ciudad había crecido y edificado sus murallas más o menos alrededor del templo de Júpiter, en la cima de la colina Capitolina, que funcionaba virtualmente a modo de centro de la ciudad –al que ascendían en procesión triunfal los generales victoriosos al volver de una campaña-, también es cierto que parte de la política exterior romana contribuyó a hacer de la ciudad un amasijo de calles y edificios construidos aleatoriamente. Siendo la costumbre romana la de convertir a sus enemigos derrotados en socios comerciales, el dinero fluía a raudales hacia la ciudad en los primeros años de la República. Y así, la ciudad que crecía a la sombra del templo Capitolino al poco tiempo devino un laberíntico entramado de callejones estrechos y edificios de madera de varios pisos, con sus propios foros y mercados construidos por iniciativa privada.

Pero ¿entonces nunca hubo una verdadera planificación tras la fundación de la ciudad? De acuerdo al Ab Urbe Condita de Livio, el historiador romano, los primeros reyes etruscos sí intentaron construir la ciudad de acuerdo a principios urbanísticos básicos, pero todo ello quedó atrás después de que los galos saquearan la ciudad en el año 390 antes de Cristo.

La falta de planificación de la ciudad, y la arbitrariedad a la hora de construir, quedó sellada definitivamente cuando se concedió a los generales victoriosos la prerrogativa de construir un nuevo templo donde sea que lo desease. Los políticos destacados que tuviesen dinero suficiente no tardaron en hacer lo mismo: Sulla construyó un nuevo archivo estatal, Julio César un mercado y Pompeyo un teatro en honor a sí mismo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.