Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Preguntas en torno a las agresiones sexuales de Nochevieja en Alemania

© MARKUS BOEHM/AFP
Picture taken on January 1, 2016 shows police arresting a man as people gather in front of the main railway station in Cologne, western Germany.
Police in Cologne told AFP they have received more than 100 complaints by women reporting assaults ranging from groping to at least one reported rape, allegedly committed in a large crowd of revellers during year-end festivities outside the city's main train station and its famed Gothic cathedral. / AFP / dpa / Markus Boehm / Germany OUT (Photo credit should read MARKUS BOEHM/AFP/Getty Images)
Comparte

“Se trata de una nueva forma de delincuencia organizada”, afirma el ministro de Justicia

Congoja de los alemanes después de que un centenar de mujeres sufrieran agresiones sexuales y robos la noche de fin de año en la estación central de Colonia y en los alrededores de la catedral, y algunas decenas más en Hamburgo y Stuttgart.

El asunto ha tardado en difundirse en los medios de comunicación, hasta el punto que la cadena pública de noticias alemana ZDF ha presentado sus disculpas por esta “negligencia”.

Aunque todavía quedan informaciones por aclarar, el 6 de enero la noticia saltó a la portada de toda la prensa. “El caso, que ha ido creciendo a medida que se multiplicaban las denuncias de las víctimas, despierta una fuerte emoción en el país” (BFM TV).

Un centenar de denuncias

“El ambiente era muy agresivo”, relata Julia W., entrevistada por la televisión pública regional WDR. “Se me abalanzaron por detrás entre varios y me manosearon los pechos y el trasero”, continúa.

Pero Julia W. no ha sido la única víctima. A su alrededor, vio a varias mujeres llorando.

Testimonios recogidos por la policía hablan unos mil hombres “procedentes del mundo árabe y de África del Norte”, de entre 15 y 35 años, “fuertemente alcoholizados” que supuestamente se reunieron en Nochevieja en la plaza de la estación central de Colonia y alrededor de la catedral frente a ella.

En pequeños grupos de 30 ó 40, se adentrarían en la multitud del festejo para agredir sexualmente y robar a varias mujeres, informa el periódico La Tribune de Genève.

“Se presentó un total de 90 denuncias y, según el jefe de la policía local Wolgang Albers, “deberían llegar otras más””, según Le Nouvel Obs, y no solamente en Colonia, sino también en Stuttgart y en Hamburgo.

Las autoridades han identificado a 31 sospechosos, entre ellos 18 solicitantes de asilo, informó el diario El País. En Hamburgo no se ha logrado dar con ningún sospechoso.

“Será necesario que reflexionemos”

“Estas “agresiones sexuales en masa”, según los términos empleados por la policía de Colonia, han suscitado la indignación de toda Alemania.

La canciller Angela Merkel en particular ha expresado su “rabia” ante las “escandalosas agresiones” y ha exigido una “fuerte respuesta”.

“Se trata de una nueva forma de delincuencia organizada”, ha comentado en Berlín el ministro de Justicia alemán, Heiko Maas. “Será necesario que reflexionemos, que pensemos en medios para hacer frente a la situación”, ha añadido.

En 2015 Alemania ha recibido a 1,1 millones de solicitantes de asilo venidos de Siria, Irak y Afganistán, y esta «enorme afluencia de refugiados (…) y la política de acogida escogida por Angela Merkel han despertado importantes tensiones durante estas últimas semanas (Le Parisien).

La rama local de la Unión Social Cristiana (CSU) en Baviera recibió el 6 de enero a Angela Merkel para que explicara su política de inmigración: “Angela Merkel ha precisado (…) que su deseo es el de reducir la afluencia de refugiados hacia la Unión Europea manteniendo abiertas las fronteras interiores del bloque comunitario.

“Es muy importante para mí conseguir una reducción notable del flujo de refugiados al tiempo que se preserva la libertad de movimiento de personas dentro de la Unión Europea” (Zone bourse), según declaraciones de la canciller alemana a la prensa en relación a la mencionada reunión.

Reacciones

“El martes [5 de enero] al caer la noche, entre doscientas y trescientas personas (según la policía) se reunieron simbólicamente delante de la catedral de Colonia para hacer un llamamiento al respeto a la mujer.

El ministro de Interior Thomas de Maizière criticó esa tarde la inacción de las fuerzas del orden de Colonia la noche de los hechos. “La policía no puede trabajar así”, ha denunciado»” (La Croix).

En cuanto a la recomendación de la alcaldesa de Colonia, Henriette Reker, de mantenerse “a distancia de un brazo” de los extranjeros, ha suscitado la ironía general: “Obviamente, sin duda esta distancia no habría protegido a las mujeres agredidas durante la noche del 31 de diciembre por grupos de entre 20 a 40 individuos” (Le Figaro).

Resurgimiento de un viejo trauma colectivo

“El ministro de Justicia, Heiko Maas, advirtió contra toda “instrumentalización” de estas agresiones en un país donde la afluencia de refugiados quizá haya suscitado vivas tensiones estos últimos meses.

Algunos se preguntan si se trata de un complot: ¿Es posible que los refugiados estén tan organizados como para haberse convocado, mil al mismo tiempo en una plaza? ¿Y provocando a la policía, con frases como “soy refugiado y no podéis hacerme nada porque Merkel me ha invitado? Recuerda un poco al carnet de refugiado hallado en la sala Bataclán de París tras el ataque del pasado mes de noviembre…

El ministro del Interior alemán insistió contra “la desconfianza generalizada” hacia los inmigrantes, pero pidió también que no haya “ningún tabú” (Nouvel Obs).

El miedo y la aversión que inspiran las agresiones sexuales son aún más intensas en una Alemania donde la población todavía conserva en la memoria colectiva las violaciones masivas perpetradas por las tropas soviéticas durante la caída del Reich en 1945: dos millones de mujeres alemanas de todas las edades fueron víctimas y miles de ellas no sobrevivieron.

Cada familia carga consigo una relación con esta tragedia, en mayor o menor medida, enterrada bajo la vergüenza, el dolor y el resentimiento.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.