Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
San Andrés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Tus palabras «matan» o dan vida?

© André BUTON / CIRIC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/09/15

Escribía Juan XXIII: “Sólo por hoy no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo”

Mi conducta, mis palabras, mis incoherencias, mis pecados, pueden dañar la inocencia de aquellos que me miran. No escandalicemos a nadie con nuestras palabras o con nuestras acciones. Que mi conducta no sea causa de escándalo para otros. Creo que el escándalo es el peor daño que podemos causar a otros.

El escándalo viene provocado por nuestra incoherencia de vida, por nuestro pecado. Muchas veces escandalizamos con nuestras palabras cuando juzgamos, criticamos, condenamos.

Creo que somos motivo de escándalo cuando nuestros juicios carecen de caridad. ¡Qué importante cuidar siempre lo que decimos y a quién se lo decimos!

No tenemos que decirlo todo. No tenemos que opinar sobre todo. A veces lo hacemos para quedar nosotros por encima, para hacer ver nuestra bondad, nuestra belleza, resaltando la maldad y la fealdad de los otros.

Escribía san Juan XXIII: “Sólo por hoy no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo”.

La crítica, la difamación, los comentarios llenos de maldad, dañan al que lo escucha y al que es ofendido. ¿Cómo son mis palabras y mis juicios? ¿Escandalizo cuando hablo?

Hay personas a las que les gusta provocar. Tratan de atacar principios sagrados para otras personas. Hieren con sus palabras. ¿No lo hacemos a veces nosotros mismos?

Nuestra lengua puede ser fuente de escándalo. ¡Qué difícil callarse tantas veces! ¡Qué fácil hablar más de la cuenta sobre los otros! Mi lengua puede envenenar los corazones que escuchan. En lugar de edificar destruye. En lugar de levantar derriba.

Mis palabras pueden ser hirientes. Mis palabras pueden provocar desconcierto. Si lo que estoy pensando no edifica tal vez debería callarme. Mi silencio es sagrado. Mis palabras muchas veces no son sagradas.

Comentaba el Papa Francisco a propósito del cansancio: “El demonio y sus secuaces no duermen y, como sus oídos no soportan la Palabra, trabajan incansablemente para acallarla o tergiversarla. No sólo se trata de hacer el bien, con toda la fatiga que conlleva, sino que hay que defender al rebaño y defenderse uno mismo contra el mal”.

El mal de las palabras que engañan, de mis palabras que dañan, de mis palabras que confunden.

¡Cuánto bien hacen las palabras que construyen! ¡Cuánto bien hago al hablar bien de otros!

Me gusta pensar en cómo hablaba Jesús. Nunca hablaba mal de nadie. Lo que dice lo dice sin adornos. Pero sus palabras están llenas de luz, tienen vida eterna: “Su palabra se hace poesía. Invita a la gente a mirar la vida de manera nueva[1].

Sus palabras construyen, crean, cambian la vida de los que escuchan. ¿Y mis palabras? A veces son destructivas y envenenan. ¡Cuánto tenemos que cuidar lo que decimos!

[1] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.