Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Sábado de la XII Semana del Tiempo Ordinario

© Ryk Neethling
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén

Evangelio según San Mateo 8,5-17.

Al entrar en Cafarnaún, se le acercó un centurión, rogándole": 
"Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente". 
Jesús le dijo: "Yo mismo iré a curarlo". 
Pero el centurión respondió: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 
Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: ‘Ve’, él va, y a otro: ‘Ven’, él viene; y cuando digo a mi sirviente: ‘Tienes que hacer esto’, él lo hace". 
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: "Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. 
Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos". 
en cambio, los herederos del Reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar de dientes". 
Y Jesús dijo al centurión: "Ve, y que suceda como has creído". Y el sirviente se curó en ese mismo momento. 
Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, encontró a la suegra de este en cama con fiebre. 
Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo. 
Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y él, con su palabra, expulsó a los espíritus y curó a todos los que estaban enfermos, 
para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. és para que les sirva de testimonio". 

Palabra del Señor

1. Lectura, ¿Qué dice el texto?

Jesús le dijo: "Yo mismo iré a curarlo". 
Pero el centurión respondió: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 

"Ve, y que suceda como has creído". 

El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades

2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

El texto de hoy se centra en la fe y el servicio . Cuantas veces escuchamos esta pequeña palabra y muchas veces así de pequeña es nuestra fe, "pequeña", ¿Qué es la fe?, ¿De qué depende la fe?, ¿Cómo se nutre la fe?, ¿Cuál es la relación fe y servicio?. No nos sintamos mal, nuestra humanidad así es, todos quisiéramos y deseamos tener siempre la misma intensidad y constancia en la fe, pero no es posible, les aseguro que ninguno de nosotros lo puede lograr, siempre hay debilidad, a veces en nuestros problemas quisiéramos que Jesucristo apareciera y dijera "Yo mismo iré a curarlo", mas sin embargo debemos siempre tener en mente y en el corazón "El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades", dejemos en manos de el Señor: "Ve, y que suceda como has creído"

3. Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor, son mis miedos, mis dudas, mis tentaciones, mis pecados, los que bloquean mi servicio a ti, a mis hermanos, a mis semejantes, y eso me aleja de la gran "fe" que debería tener en ti. Soy débil, como todo humano y siempre necesito de ti, necesito de tus manos para depositar todo lo que me impide tener fuerte y firme mi fe en ti, y también para sujetarme en ti y seguir adelante.

http://youtu.be/p5E0PCl9TBY

Amén 

4. Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

"Ve, y que suceda como has creído". (R)

5. Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Reafirmemos nuestra acción del día de ayer y entreguemos todos nuestros pesares, problemas, miedos, tentaciones, pecados y nuevamente tomemos unos minutos y dejemos en sus manos todo esto, cerremos los ojos, que en nuestra mente y corazón quede sembrada la semilla de la fe. También acerquémonos a algún amigo, hermano y ayudémosle a sembrar la semilla de la fe.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.