Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿Puede un país alcanzar el desarrollo si está ahogado por la corrupción?

© Public Domain

José Antonio Varela - publicado el 15/06/15

Una encuesta nacional en el Perú y la voz de los socialcristianos dicen que no

Para gobernar un país es necesaria una triple dosis: inteligencia, formación política y honestidad probada. Aunque esto suena a idealismo, es la fórmula que recomendaron los primeros filósofos, enseñan las religiones y demandan los pueblos.

¿Acaso se puede gobernar bien con tan solo una parte de estas premisas, o sin ninguna? La respuesta sería no, pero los pueblos se han resignado a entregarle el gobierno a candidatos que poco o nada harán para devolverle a la política sus virtudes de buen gobierno.

Sin embargo, si al ciudadano de a pie se le pregunta qué es lo que más rechaza de un político, la respuesta está a flor de labios: la corrupción, dado el alto costo que esto significa para la economía de un país y la construcción de valores en las familias y en la sociedad en general.

Luz roja a los políticos

En el caso de los ciudadanos peruanos, una reciente encuesta nacional urbana de Ipsos –publicada por el diario El Comercio-, arroja resultados que confirman algunas hipótesis. Es así que ante la pregunta sobre el nivel de corrupción del actual gobierno del presidente Ollanta Humala, el 54% de los que desaprueban su gestión consideran que la corrupción es el factor determinante de su rechazo.

La posición nacional se ve reflejada también en la baja aprobación del mandatario de la nación, que alcanza solamente 17%, junto a la desaprobación de su gobierno que llega a un nivel histórico de 78% a casi un año del término del mandato de cinco años.

A estas cifras hay que sumar la advertencia del vox populi que considera corruptos o muy corruptos a los casi cantados candidatos presidenciales de las próximas elecciones de 2016 que vuelven a tentar el sillón de Pizarro. Es así que los ex mandatarios Alan García (1985-1990 y 2006-2011) y Alejandro Toledo (2011-2006) son percibidos como corruptos por el 80% de los encuestados.

En el caso de la ex congresista Keiko Fujimori, hija del hoy encarcelado ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000), esta es señalada como corrupta por el 46% de los peruanos, con un alto porcentaje entre quienes no opinan (18%), quizás por el hecho de que no ha ejercido ningún cargo público con manejo de recursos.

Al futuro candidato y ex ministro de varias carteras en sucesivos gobiernos, Pedro Pablo Kuczynski, la población lo cataloga como corrupto en un porcentaje del 28%, con una alto índice (29%) entre los que no opinan, una cifra que tiene que ver más con el poco conocimiento de su candidatura al interior del país.

Hablan los socialcristianos

Ante este panorama que se respira en el ambiente, días atrás se llevó a cabo en Lima el Foro Social Cristiano "La corrupción en el Perú", organizado por el Instituto de Estudios Social Cristianos (IESC), con el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer.

Al mismo estuvieron invitados expositores como la congresista del Partido Popular Cristiano, Marisol Pérez-Tello, el investigador Yván Montoya Vivanco del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú y el ex fiscal anticorrupción y colaborador del IESC, Pedro Angulo Arana.

La congresista Pérez-Tello lamentó que la sociedad peruana se haya acostumbrado "a vivir en medio de la corrupción, donde la legalidad como bien público viene perdiendo espacio”. Durante su intervención invocó a los presentes y a la sociedad en general a denunciar todo acto de corrupción pues esta “le viene quitando a la sociedad su sustrato moral”.

Concluyó afirmando que la indignación ciudadana debería plasmarse en el voto, a través de “una sanción moral” contra partidos y gobiernos corruptos.

Por su parte, Angulo Arana afirmó que la corrupción “destruye los valores sociales, es desleal frente a la sociedad y crea las condiciones para la delincuencia organizada, entre otros delitos”. Hizo ver a los presentes que si no se ataca la corrupción, no se podrá alcanzar el desarrollo.

El también docente Iván Montoya, propuso implementar un plan anticorrupción dónde se involucre al Ministerio Público, al Poder Judicial y a la Policía Nacional para implementar reformas que profesionalicen a los agentes del orden y a los servidores públicos.

Al final de su intervención, Montoya recordó la diferencia identificada por el papa Francisco entre el pecador y el corrupto, en el sentido que el primero es consciente de su pecado y llega a pedir perdón en la confesión…, mientras el corrupto vive encumbrado por el "poder" de sus actos deshonestos y no acepta la realidad de su condición. Sino que más bien lo niega y lo justifica ante propios y extraños.


Tags:
corrupcionperu
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.