Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

San Eliseo, el profeta que curó la lepra de Naaman el sirio

SAINT ELISEUS

wellcomeimages-(CC BY 4.0)-modified

Dolors Massot - publicado el 14/06/15

Resucitó a un niño, hizo potable el agua de Jericó, curó la lepra del general Naaman de Siria, remedió la pobreza de una viuda, aconsejó a los reyes de Israel...

Eliseo era agricultor y pastor. Cuenta el primer Libro de los Reyes que un día estaba arando con doce yuntas de bueyes, se le acercó el profeta Elías y echó su manto sobre él en señal de llamada a ser su sucesor como profeta. Eliseo dejó su trabajo y su familia y lo siguió.

Eliseo había pedido que al morir Elías se le concediera al menos parte de su poder. El profeta le dijo: «Si me logras ver cuando sea elevado, se te concederá esto que has pedido». Y así ocurrió: Elías fue llevado al cielo en un carro de fuego y Eliseo fue testigo de ello. No solo eso sino que Elías le lanzó su manto.

Entonces Eliseo fue al río Jordán y dividió milagrosamente las aguas. De esto fueron testigos 50 jóvenes que se preparaban para ser profetas y desde entonces lo consideraron el sucesor legítimo de Elías.

El nombre de Eliseo significa “Dios es mi salvación”. Desde entonces obró prodigios que daban a entender la voluntad de Dios para su pueblo, Israel, y la protección del Señor para los que confían en Él. Por ejemplo, resucitó a un niño muerto. También hizo que el agua de la ciudad de Jericó fuera potable. Asimismo, curó al general Naaman, que era leproso, después de ordenarle que se bañara siete veces en las aguas del Jordán y de que este obedeciera a pesar de que lo que le pedía Eliseo no tenía lógica desde un punto de vista humano.

En otra ocasión, una viuda se lamentó ante el profeta porque no tenía con qué pagar sus deudas. Solo tenía una botella de aceite. Eliseo le ordenó que pidiera a sus vecinos vasijas prestadas y luego las fuera llenando con el aceite de la botella. Milagrosamente, la viuda llenó tantas vasijas que pudo pagar todas las deudas y remedió su sufrimiento.

Eliseo profetizaba sobre lo que les iba a ocurrir al rey de Israel y a sus enemigos. También auguró que el general Jehú iba a ser rey y así fue.

Al fallecer, Eliseo fue enterrado en una cueva. Dios se sirvió incluso de ese lugar para seguir obrando milagros.

Santo patrón

A Eliseo se le venera en el cristianismo, el judaísmo, el islam y el mandeísmo. Su fiesta en la Iglesia católica es el 14 de junio.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te manifiestas admirablemente en la elección de los profetas; concédenos, te suplicamos, que, como el espíritu de Elías lo duplicaste en Eliseo, de esta manera asimismo te dignes duplicar en nosotros la gracia del Espíritu Santo, a fin de que podamos efectuar obras virtuosas. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

Puedes leer otras vidas de santo aquí.

Tags:
santoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.