Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 02 octubre |
Santos Ángeles Custodios
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Vivir con alegría: Inspírate en los primeros cristianos

CAKE

Shutterstock | Halfpoint

Carlos Padilla Esteban - publicado el 28/04/15

El amor es suficiente para convencerme, el amor con el que me tratan, con el que me miran basta para cambiar mi corazón

En este tiempo de Pascua los apóstoles, la Iglesia primera, hace milagros, signos del amor de Dios:

«Los apóstoles hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Los fieles se reunían de común acuerdo en el pórtico de Salomón; los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente se hacía lenguas de ellos; más aún, crecía el número de los creyentes, hombres y mujeres, que se adherían al Señor. La gente sacaba los enfermos a la calle, y los ponía en catres y camillas, para que, al pasar Pedro, su sombra, por lo menos, cayera sobre alguno. Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén, llevando a enfermos y poseídos de espíritu inmundo, y todos se curaban».

Hechos de los Apóstoles

Los apóstoles que han visto el paso de Jesús creen, no dudan y sus obras son las obras de Dios.

Porque tienen el Espíritu Santo

Basta la fe y pronunciar el nombre de Jesús para obrar milagros. Cuando estuvo Jesús con ellos les dejó su Espíritu:

«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Y el Espíritu cambió sus vidas, cambió su mirada, hizo nuevas sus palabras, aumentó su fe para que no dudaran en momentos difíciles.

Habitó el Espíritu en esos primeros pasos de los apóstoles. Dios actuaba a través de su entrega.

Por eso estar bajo la sombra de Pedro bastaba para ser sanado.

Caminaban delante de los que necesitaban misericordia y como no tenían ni oro ni plata entregaban lo que sí habían recibido, el amor de Jesús, su perdón, su salud.

50 días para renovarse

Le pido a Dios que me renueve en mi vocación de apóstol.

Es la Pascua un tiempo sagrado en el que toco y recibo el amor de Dios, su misericordia.

Son cincuenta días en los que renuevo mi fe y veo cómo Dios actúa en medio de los hombres, oculto en piel humana, en los límites de los hombres que no logran amar tanto como los ama Dios.

Me gusta que haya más días de Pascua que de cuaresma. Más días de alegría que de espera y duelo, de Gloria que de pasión. Más de vida eterna que de muerte.

La fascinante Iglesia de los inicios

Me fascina esa Iglesia primera, enamorada, misionera, joven, nueva. Esa Iglesia llena del Espíritu Santo, llena de luz y esperanza.

Me conmueve la facilidad con la que esos hombres frágiles, que no tenían dones ni talentos especiales, fueron capaces de cambiar su mundo, de tocar corazones sin fe y cambiar su mirada.

No sólo vieron a través de sus manos milagros físicos. Sobre todo hubo conversiones.

Su forma de vivir, de pensar, de amar era el testimonio de Cristo vivo. Y al verlos muchos quisieron seguir su camino y creyeron.

El amor es suficiente

El amor es suficiente para convencerme. Ese amor con el que me tratan, con el que me miran basta para cambiar mi corazón.

Ese amor que viene de Dios hace que mi vida sea mejor para otros. El amor que se manifiesta en mi forma de tratar a los demás, de hablarles, de compartir la vida.

Se convirtieron en apóstoles capaces de sembrar paz y esperanza. No convencieron a todos. Tampoco lo había logrado su Maestro.

Jesús no enamoró a todos, no logró que todos creyeran su mensaje de amor. Muchos lo odiaron sin haber hecho nada malo.

La clave: en la mirada

La razón para odiar a alguien no nace en la razón, sino en la forma de interpretar la realidad. En mi mirada está la clave para odiar o amar a mi hermano.

Los que creyeron en el Jesús de los apóstoles tenían una mirada pura y abierta. No se sintieron amenazados por esos hombres sin formación.

La realidad es que no estaban tan felices con su vida y creían que todo podía ser mejor. Así brota ese deseo de seguir a Jesús y se hace realidad en su corazón.

Escucharon a los apóstoles y creyeron en lo que les decían. Un hombre muerto había resucitado. Dios hecho hombre había regalado su vida por amor.

Cristo en el centro

Los apóstoles no hablaron mucho, simplemente fueron fieles a su verdad. Vivieron el evangelio que Jesús les había enseñado en su sencillez.

No pretendieron ser ellos el centro del nuevo reino de Cristo, siempre hablaban de Jesús, no de ellos mismos.

No pretendieron ser taumaturgos, siempre era Jesucristo el que hacía los milagros. Ellos sólo actuaban en su nombre.

Esa forma de vivir la vida fue convincente para los que escuchaban. Su sencillez, su pobreza, su alegría, su paz, su plenitud, su unidad, ver cómo se amaban entre ellos. Ese amor era convincente.

Vivían entregados por amor. Vivían el presente sin querer proteger lo que poseían. No se empoderaban queriendo retener el poder que el mundo les daba.

No buscaban los mejores puestos ni el reconocimiento. Se pusieron a servir con humildad, sin eludir los problemas, enfrentándolos desde el amor y la verdad.

No fueron perfectos, cometieron errores y fueron aprendiendo los unos de los otros. 

Tags:
alegriacristianismoespiritu santopascuaprimeros cristianos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.