Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Debe el hombre decidir su destino biológico?

© Ken Ammi
Comparte

Los nuevos adelantos en la ciencia genética esperan que las leyes cambien para aplicar en humanos los logros conseguidos con otras especies. ¿Seres humanos que no enferman? ¿Reescribir el código genético humano a nuestro criterio?

 
Muchas son las teorías que han emanado de lo que se ha dado en llamar el posthumanismo. El posthumanismo es la evolución de la especie humana condicionada por las leyes del mercado. Es decir, reducir las condiciones físicas a una elección, algo que ya sucede con, por ejemplo, la cirugía plástica, pero en este caso a nivel genético. 
 
El riesgo inherente a esta situación -además de uno moral- es un riesgo biológico. De legalizarse la investigación de estos descubrimientos científicos en seres humanos se podría producir la paradoja de la mariposa, que mueve las alas en China y provoca un huracán en Estados Unidos.

Los científicos están planteando mover unas piezas de difícil predecibilidad. ¿Qué podría pasar una vez manipulado el genoma de varias personas cruzándose posteriormente entre ellas? ¿Qué pasará con sus descendientes? ¿Hacia dónde puede ir la evolución? Los interrogantes son múltiples e inquietantes porque se estaría operando un cambio que no estaba previsto en la dinámica de la evolución. 
 
Las mutaciones que se producen en la evolución natural se dan, pero pocas veces y en millones de años. Si el ser humano provoca mutaciones de ese tipo se podría desembocar en un terremoto profundo del que no sabemos las consecuencias.
 
Además, este hipotético escenario plantea el agravante de que el ser humano estará generando consecuencias para sus descendientes, a los que se dejará en una situación de impredicibilidad. 

En este sentido, recientemente el diario La Vanguardia publicaba una entrevista realizada a Albert Cortina Ramos (Barcelona, 1961) abogado y urbanista. Cortina es coautor del libro de reciente publicación ¿Humanos o posthumanos? Singularidad tecnológica y mejoramiento humano (Fragmenta Editorial).

Durante la entrevista el autor afirmaba: “el movimiento transhumanista internacional es un movimiento real, no lo dude. Expande la que podríamos llamar “cultura del mejoramiento",  sobre todo en los países occidentales más desarrollados. ¿No deseamos todos mejorar? Entonces, los transhumanistas nos interpelan preguntándonos:  ¿hasta qué punto está usted dispuesto a "mejorar" su cuerpo, su mente, su hábitat urbano, el entorno natural mediante la interacción e incluso la integración de las llamadas tecnologías emergentes?”. 
 
El debate está sobre la mesa.

Artículo originalmente publicado por Forum Libertas 
 

Páginas: 1 2 3 4

Tags:
genetica
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.