¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: V Domingo de Cuaresma Ciclo B

© peachknee
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura esta Cuaresma

LECTIO DIVINA 
V DOMINGO DE CUARESMA CICLO B

 
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén
 

TEXTO BIBLICO: Juan 12, 20-33
«Cuando yo sea elevado de la tierra, atraeré a todos hacia mí»

 
12,20: Había unos griegos que habían subido para los cultos de la fiesta. 12,21: Se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le pidieron:
   —Señor, queremos ver a Jesús.
  12,22: Felipe va y se lo dice a Andrés; Felipe y Andrés van y se lo dicen a Jesús.
  12,23: Jesús les contesta:
   —Ha llegado la hora de que el Hijo del Hombre sea glorificado. 12,24: Les aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.12,25: El que se aferra a la vida la pierde, el que desprecia la vida en este mundo la conserva para una vida eterna. 12,26: El que quiera servirme, que me siga, y donde yo estoy estará mi servidor; si uno me sirve, lo honrará el Padre.
  12,27: Ahora mi espíritu está agitado, y, ¿qué voy a decir? ¿Que mi Padre me libre de este trance? No; que para eso he llegado a este trance. 12,28: Padre, da gloria a tu Nombre.
   Vino una voz del cielo:
   —Lo he glorificado y de nuevo lo glorificaré.
  12,29: La gente que estaba escuchando decía:
   —Ha sido un trueno.
   Otros decían:
   —Le ha hablado un ángel.
  12,30: Jesús respondió:
   —Esa voz no ha sonado por mí, sino por ustedes. 12,31: Ahora comienza el juicio de este mundo y el príncipe de este mundo será expulsado. 12,32: Cuando yo sea elevado de la tierra, atraeré a todos hacia mí. 12,33: Lo decía indicando de qué muerte iba a morir.
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
 

 

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

 
                Unos griegos se acercan a Felipe y le piden ver a Jesús. Estos griegos eran paganos, simpatizantes de la religión de Moisés, y en cierta medida observaban la Ley. Es interesante esta introducción en el Evangelio de este día, todo comienza por la inquietud de ver a Jesús, Felipe y Andrés buscan a Jesús para cumplir con el pedido de los griegos, y lo que acontece después  es una larga respuesta de Jesús, que resulta impensada, pero tiene su lógica en el contexto que le tocaba vivir, la cercanía de su “hora”.
La “hora” de Jesús es la glorificación, y lo que resulta más novedoso aún es que su glorificación implica y se realiza por su muerte. El momento de su “hora”, lleva a Jesús a exhortar a quienes lo siguen como a los que no lo hacen, la centralidad de la vida humana, y realiza una vez más el llamado siempre nuevo de ser su servidor.
Jesús no es ajeno a los estados de animo, y tambien los sabe expresar, y utiliza una frase que al leerla nos trasporta inmediatamente a su agonía en Getsemaní, “Mi alma ahora está turbada”. Es el dolor del pecado en el mundo que turba el alma de Jesús, no se trata de temor por afrontar su “hora”, sabe, reconoce y espera el momento para el que fue enviado.
“Padre, glorifica tu nombre”, pensemos un momento en estas palabras salidas de la boca del mismo Jesús, si a nosotros nos causa impresión, cuanto más aquellos que debieron escuchar además la voz y el ruido de la presencia de Dios. Es importante remarcar el lugar predominante que Jesús da a sus discípulos, “Esta voz no se oyó por mí, sino por ustedes”.
 

 

MEDITACION: ¿Qué me dice a mí el texto?

 
Nos preguntamos para profundizar en nuestra vida estas palabras de Salvación:
 

  1. A partir del ejemplo de los griegos ¿También yo busco encontrarme con Jesús? ¿Cómo es mi búsqueda, por donde empiezo? ¿En que momento lo busco con mayor intensidad, y en cuales con mayor pasividad? ¿Qué debería cambiar, para que este encuentro sea una comunión diaria entre el Señor y yo?
  2. ¿Entiendo que debo ser como el grano de trigo, es decir morir al hombre, para renacer de nuevo? ¿Qué es eso que debo quitar de mí vida, para sentirme y estar para libre para amar al Señor?
  3. ¿En este caminar cuaresmal, tengo presente la vida en sus dolores de Jesús, de la cual soy parte? Este camino, culmina en la gloria de la pascua, que palpamos cotidianamente en la eucaristía ¿Cómo vivo esta gloria de Dios, soy consciente de lo que significa estar frente al Santísimo Sacramento del Altar?

Páginas: 1 2 3

Tags:
cuaresma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.