Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué dice la Iglesia sobre la sociedad secreta “El Yunque”?

© Public Domain
Comparte

En mayo de 2014, por primera vez la Justicia española sentenció la veracidad de un informe sobre la presencia de la sociedad secreta El Yunque en varias asociaciones católicas españolas

 
La forma totalitaria de entender que “el que obedece no se equivoca” -como reza la “liturgia” de su ceremonia de ingreso- está sugerida en el lema de su principal organización-pantalla española (Hazte Oír): “Nunca dudes de que un grupo pequeño de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar el mundo”. Si supieran que su autora fue Margaret Mead, antropóloga estadounidense lesbiana, quizá buscarían otro lema.
 
Con el secreto absoluto, contradice también el Yunque la enseñanza cristiana de que la verdad ha de ser difundida, pervirtiendo la doctrina sobre la “restricción de conciencia”, según la cual nadie está obligado a decir la verdad a quien no tiene derecho a conocerla. Para defenderlo de quienes lo consideran “malo”, los yunquistas se consideran con derecho a decir que El Yunque no existe, que no lo conocen o no son miembros, porque lo que ellos “saben” es distinto y superior a lo que el resto cree conocer. Se consideran autorizados para engañar y mentir a todos, puesto que nadie tiene derecho a saber lo que ellos no quieran que se sepa.
 
El juicio que desveló la existencia del Yunque
 
En México el Yunque llegó a tener cierta influencia en el Partido de Acción Nacional (PAN) y en el gobierno de Vicente Fox (2000-2006). En España, parecía destinado a ser un grupúsculo derechista marginal en medio de una sociedad que viraba en sentido contrario. Y así fue hasta la llegada al poder del socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), cuyo afán de ruptura con todo lo que sonara a cristiano -imponiendo el “matrimonio homosexual”, el laicismo en la enseñanza, el aborto sin restricción, etc.- crispó a la sociedad española.
 
El Yunque en España organizó asociaciones universitarias poco conocidas, como Corporación Universitaria, Testimonio 2000 o Instituto Phoenix, y se infiltró en partidos conservadores. El Instituto Phoenix, creado en 2001, se transformó en Hazte Oír y el Yunque puso al frente a Ignacio Arsuaga Rato, sobrino de Rodrigo Rato (vicepresidente de los gobiernos de José María Aznar entre 1996 y 2004).
 
De la tímida defensa de los valores tradicionales, pasó con Zapatero a la crítica continua, abierta y agresiva, por la técnica de enviar e-mails masivos y organizar manifestaciones, contra el gobierno. Con el prestigio adquirido y el dinero de México, el Yunque pretendió liderar la lucha por la vida y la familia (integrando sus asociaciones-pantalla en el Foro de la Familia) y la objeción al laicismo impuesto en la asignatura de Educación para la Ciudadanía (con Profesionales por la Ética).
 
Hacia 2009, diversos grupos y personas argumentaron que la unidad de acción no justificaba admitir a los miembros del Yunque, que aprovechaban para captar a los jóvenes. La manifestación provida del 17 de octubre fue un punto de inflexión, ya que Derecho a Vivir desobedeció las consignas del Foro de la Familia.
 
Tres años antes, en 2006, cuatro de los miembros de la Junta Directiva de Hazte Oír la abandonaron tras saber que se les ocultaba la existencia del Yunque, y el último que no era yunquista lo hizo en 2009. También por entonces en las diócesis de Valladolid, Toledo y Barcelona, se había descubierto la amplitud de la infiltración del Yunque en la pastoral juvenil y universitaria. En Madrid, el Centro de Estudios Universitarios (CEU) echó a varios yunquistas infiltrados.
 
La comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española encargó en 2010 al laico Fernando López Luengos un informe -que este tituló El Transparente de la Catedral de Toledo- que desveló la infiltración del Yunque en las asociaciones laicales. La jerarquía pareció contentarse con exigir al Yunque -por boca del cardenal Antonio María Rouco- que abandonara el secretismo, lo que simuló hacer, al fundar tres de sus miembros la asociación Organización del Bien Común. El cardenal Cañizares -que había sido arzobispo de Toledo y entonces trabajaba en Roma- declaró al diario

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.